“La información entendida como bien común, exige colaboración económica y participación ciudadana”

libroSegunda parte de la entrevista en Periodismo Ciudaano sobre el libro: “El Cuarto Poder en red. Por un periodismo (de código) libre”. Ahí va:

Nos asomamos a otros tipos de “periodismos”, en donde se dan cabida
numerosas opciones que participan, en la actualidad, de otra forma de
entender la comunicación y las sociedades interconectadas. Periodismo
abierto, visualización de datos, macro-filtracioneso o periodismo de
denuncia, en donde periodistas y ciudadanos colaboran en aras de la
información veraz, son algunas de las claves que nos ofrece Sampedro:

PC-
Frente a la crisis de los medios de comunicación, reivindicas en este
libro un periodismo de código abierto y libre. Cuales consideras que son
los principales obstáculos con los que se está encontrando este tipo de
periodismo.

VS- Muchos, pero ninguno de ellos insalvable. El periodismo de código abierto y libre tiene consecuencias muy profundas.
Requiere y acarrea cambios de enorme calado. El periodismo abierto
demuestra su veracidad, adjuntando a la información los registros
completos que la avalan. Por ejemplo, toda visualización de datos va
ligada a los documentos e informes. Y las entrevistas, a la
transcripción entera de la grabación. No existe ningún impedimento
técnico ni económico para hacerlo.

Al contrario, la rentabilidad es obvia. Ofrece al
lector no solo poder contrastar las noticias, sino aportar nuevos
enfoques y análisis. Y la empresa (o el periodista freelance bloguero)
pueden ofrecer la documentación a un precio determinado. No es una idea
peregrina, sino una fuente de ingresos para publicaciones de éxito como ProPublica,
Los obstáculos son las fuentes y los medios que acumulan un enorme
poder. Con favores mutuos deciden de forma oportunista y lucrativa lo
que sabemos y lo que no. En España Jordi Pujol se permitió decirles a los periodistas “Este tema no toca” durante tres décadas. Finalmente, supimos que el tema era su patrimonio personal y familiar.

PC- Qué opinas sobre la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, y en particular sobre la aprobación del gobierno del canon AEDE, que pretende conseguir que paguemos por enlazar información.

VS- La pregunta me permite añadir lo que sería el periodismo de código libre, además de abierto. Por libre no queremos decir gratis. Al contrario, la libertad se paga a un precio muy alto. Para tener una Prensa libre la hemos de costear.
Las micro-donaciones impiden el control de un solo donante. Y las
suscripciones implican una confianza que se traduce en pagos, realizados
antes de recibir la información. Pagas porque sabes que la necesitas
para conocer y defender tus intereses.

Asegurado lo anterior, nada impide que (con embargos temporales o sin
ellos) toda la información acabe teniendo código libre. Es decir, que
pueda ser difundida, modificada y empleada por cualquiera y con
cualquier fin. Así convertimos la información privada (legítima y necesaria) en bien público, una vez extraída su rentabilidad. Las leyes a las que aludías son obsoletas tecnológicamente, criminalizan prácticas sociales muy extendidas y resultan ruinosas para el conocimiento colectivo y la innovación.
Las promulgan quienes defienden unos modelos de negocio vetustos, por
inercia, incompetencia e ignorancia. Ocultan su incapacidad y retrasan
su extinción presionando a los Gobiernos, de los que acaban siendo
rehenes. Y representan los intereses de una casta de empresarios
“culturales” ligados al poder, amamantados por él desde antaño.
Recordemos el reciente cambio de tres directores de diarios españoles.
Una medida simultánea a las tasas Google o AEDE, y las ayudas aprobadas
para los medios privados.

PC- En periodismo ciudadano hemos hablado de Fíltrala,
una plataforma puesta en marcha por una parte del equipo de Assange, se
podría considerar un ejemplo de ese periodismo de código abierto y
libre que defiendes.

VS- Me sorprenden quienes afirman que WikiLeaks fue derrotada. Sigue funcionando en contra de todos los gobiernos y ejércitos del mundo. Y su modelo está más vivo que nunca. Fíltrala es
un magnífico ejemplo. Retoma las macro-filtraciones y vincula la
plataforma a ciudadanos y a determinados medios, para así formar desde
el inicio una Red de contrapoder. Se asegura la afinidad de los medios
con un periodismo de denuncia, entendido como deber cívico, de
quienes manejan la información; ciudadanos que gestionan bases de datos y
periodistas que las publican
. Y, por otra parte, determinadas
organizaciones sociales se encargan de que la información tenga impacto
político e institucional. Nada de esto es casual. El libro señala la conexión del 15-M y los hacktivistas españoles con el apoyo a WikiLeaks, Assange… y con algunos gobiernos progresistas en búsqueda de una economía del bien común. Pero esto ya es otro tema…

PC- “Los medios privados han equiparado la libertad de prensa y
de empresa. Supeditan el derecho de expresión al negocio”. Esto
significa que este periodismo de código abierto también plantea un nuevo
modelo de negocio con un tipo de rentabilidad distinta.

VS- Sí, hemos de dar con un modelo sostenible y abandonar el afán de lucro,
la codicia que nos han llevado al desastre encadenado: precarizar a los
trabajadores y degradar la oferta, pulverizar la confianza social en la
profesión y lograr así su consecuente desvalorización. Sostenible
quiere decir que sólo busca el dinero necesario, el justo, para
salvaguardar la autonomía del profesional y la empresa. Y un periodismo mancomunado, de la información entendida como bien común, exige colaboración económica y participación ciudadana.
Sabemos que no hay suficiente gente como para pagar por información
política de gran calidad. Nunca será rentable económicamente y, por eso,
hay que sostenerla con otras secciones, formatos y actividades que den
ingresos suficiente. En este sitio
paráis de aportar ejemplos de cómo intentarlo con éxito. Ha llegado el
momento de hacerlo, intentarlo, personal e institucionalmente, cada uno
de nosotros y las fuerzas políticas que creemos. Más que nada, porque en
la senda actual, los periodistas convencionales parecen lemmings
abocados al abismo. Corren detrás de trabajos precarios que degradan aún
más a la profesión.

PC- Aún así señalas que “hay razones para el optimismo, pero que no las encontraremos en los medios convencionales”…

VS- Exagero, para servir de acicate. De ningún modo, quiero desanimar
ni desacreditar globalmente. Resulta increíble todo lo que hemos
construido en los últimos años. La agenda institucional y los marcos de
discurso de la Transición han sido desbordados. No superados, pero sí
rebasados por nuevos temas y enfoques, mucho más ligados a la sociedad
civil. Fíltrala se conecta de forma directa a cuatro medios que son
sociedades limitadas de periodistas o cooperativas asamblearias. Sus
promotores tienen el ADN del 15M.
Se ha inoculado y extendido viralmente entre la ciudadanía. Muchos
sectores profesionales y organizaciones cívicas sirven ahora de fuente y
promueven la sanción política y judicial de comportamientos antes
normalizados. Y cada día surgen periodistas (jóvenes y reciclados) que
han asumido que no les queda otra que hacer aquello que siempre
proclamaron: servir al público. Ya no como cliente, porque ha dejado de
serlo. Ni como objetivo publicitario, porque ya no lo es: no tiene
capacidad suficiente de consumo. Le queda dirigirse a la ciudadanía como
colaboradora imprescindible y ganarse su credibilidad: el único capital
que garantiza la existencia de esta profesión.

Puedes leer la primera parte de esta entrevista aquí.

¿La burbuja digital de Podemos?

Entrevistamos al Equipo de Participación de Podemos y salió en Público en dos partes: una y dos.
 Se nos quedó una pregunta por hacer y nos la acaban de contestar. Ahí va:

¿No véis el
riesgo de que Podemos acabe siendo una «burbuja tecnopolítica»: «hay que
procurar que la construcción de un engrasado dispositivo virtual esté
encaminado a provocar cambios y acciones reales, aparte de emitir votos
digitales».
Hemos tomado el término de un artículo de Iñaki Arzoz.

Respuesta:

Entendemos
el uso de herramientas informáticas como un plus para facilitar la
participación a todos los niveles. En ningún caso queremos sustituir los
encuentros físicos, las asambleas. Nuestro deseo es facilitar que cada
persona, independientemente de su situación personal o laboral, pueda
participar en Podemos. Se trata de aumentar los canales de participación
pero sobretodo de saber coordinarlos y potenciarlos entre si.

Es
esencial poder trasladar los debates de la calle a las redes y de las
redes a la calle. Un ejemplo de la potencia deliberativa de estas
herramientas es el debate que se está manteniendo en Plaza Podemos
acerca de los documentos de la Asamblea Ciudadana y la conexión y
traslación que están teniendo estos debates en las asambleas de los
círculos.

La idea es seguir abriendo y fomentando estos espacios
deliberativos, pero también ampliar las vías telemáticas para potenciar
la realización de proyectos concretos
, que entre todo el mundo se puedan
proponer, debatir, mejorar, y elegir las mejores ideas. A partir de
ellas, debemos facilitar los recursos y el contacto entre las personas
interesadas, para que se puedan hacer realidad. Desde el Equipo de
Participación apostamos por continuar profundizando en estas nuevas vías
de democratización y descubrir entre todos el potencial y los límites
que tienen, a partir de los cuales incorporarlas de la mejor manera en
Podemos.

Mil gracias a M. Ardanuy y el resto del Equipo que coordina.

La Ciudad Dulce: Encuentro Apicultura Urbana de Madrid

Diseño y construcción de Colmenas Urbanas
04.10.2014 12:00h – 21:00h
Lugar: Alameda 0
Medialab Prado Madrid

Desde hace una año trabajamos para construir una colmena para entornos urbanos, fácil de manejar, de transportar, que se adecue a cualquiera de las diferentes escenarios que ofrece la ciudad: desde los huertos urbanos, parques, balcones, etc.

Al final del día tendremos, una colmena lista para instalar en tu tejado.
Taller impartido por Kahyn Kelty Lucas, David Rodríguez y María Vega.
Acceso libre.

Monitorización de datos de colmenas para el territorio urbano
04.10.2014 12:00h – 21:00h
Lugar: Sala C (2ª planta / 2nd Floor)
Medialab Prado Madrid

En este taller conectaremos a una placa de Arduino sensores de temperatura, humedad, luminosidad, presión atmosférica,…y mandaremos los datos leídos a un repositorio de internet. Visualizaremos tanto en una placa LCD como en tu navegador de internet. Al final del taller se instalarán los sensores en la colmena.

20 plazas. Inscripción previa.


El sábado 4 de octubre 2014, hemos preparado una jornada completa de talleres y actividades alrededor de la Apicultura Urbana en el Foodlab de Medialab Prado. En los últimos años esta actividad ha aumentado un 22%, quizá como una reacción, llena de sentido común, frente a la alarmante desaparición de la especie animal que la sustenta: las abejas.

Con esta jornada pretendemos reivindicar una vez más el derecho a que esta actividad tenga su espacio también en nuestra ciudad. Por el bienestar de las abejas y el de las ciudades.

Organiza Asociación Apicultura Urbana de Madrid: «Miel de Barrio» y el laboratorio de hackeo alimentario: Foodlab.

**** Firma la petición aquí y ahora ****

Dile a Ana Botella que permita la Apicultura Urbana en Madrid



Firma la petición aquí y ahora

Desde 1985, los ayuntamientos madrileños tienen la potestad de permitir la instalación de colmenares en los cascos urbanos con el acuerdo de la asociaciones apícolas y cámaras ganaderas (artículo 7, Decreto 35/1985, de 8 de mayo, por el que se establece la normativa reguladora de la actividad apícola en el territorio de la Comunidad de Madrid).

Es por consiguiente, responsabilidad última del Ayuntamiento de Madrid si se permite la Práctica de la Apicultura Urbana en la ciudad de Madrid.

¿Porqué las abejas son beneficiosas para las ciudades?

Activistas de una ciudad de EEUU, cuyos responsables políticos se negaban a legalizar la apicultura urbana, plantearon un curioso experimento en el que un grupo de voluntarios cargados de frascos con polen, isótopos y una escalera, recorrían los parques públicos, de árbol en árbol, polinizando cada flor. El resultado de este experimento, que amablemente describiríamos como frustrante, convenció al alcalde de dicha ciudad a tomar la decisión de permitir la apicultura en los tejados de su ciudad. Es decir sin abejas, sin insectos melíferos, no hay polinización. Los beneficios de esta práctica eran medioambientales.

Mientras, un apicultor de guerrilla plantaba sus colmenas sobre los tejados de la Ópera Garnier de París, un acto simbólico y cargado de valentía, y que servía para recuperar una práctica desaparecida pero que incluso esta ciudad ya legislaba en el siglo XIX. Reivindicó una ciudad dulce, que miraba al no tan lejano mundo agrícola de antaño. La recuperación de la práctica de la Apicultura Urbana, era una propuesta de una nueva relación entre la ciudad y la naturaleza. Era un modo de Hacer Ciudad.

Dos tipos de ciudades, dos tipos de apicultura.

Hay dos tipos de ciudades, y por tanto dos tipos de convivencia con la apicultura urbana. Aquellas en que los límites entre la naturaleza y el campo son difusos. Ciudades de amplias zonas verdes, con la naturaleza a las puertas. Y otras donde la ciudad es un monolítico bloque de hormigón y cemento, salpicado de pequeños pulmones verdes.

En las primeras, la apicultura urbana es un hecho natural, una actividad que no ha tenido parón desde el pasado. Los vecinos de Otawa, en Canadá, instalan las colmenas en los jardines de sus casas, sólo protegidas por un seto. O Londres, donde los productores de miel registrados se cuentan por miles, y su miel es de tan alta calidad que incluso recibe premios internacionales.

Pero en el segundo tipo de ciudades, las de hormigón, como la ciudad de Nueva York, Los dueños del Hotel Astoria, lujoso establecimiento de Manhattan, decidieron apostar por instalar colmenas en su tejado. En poco tiempo recogieron los beneficios de esta práctica, sus clientes disfrutaban de visitas divulgativas a los colmenares, el chef del restaurante incluía la miel en sus menús, la tienda del hall vendía los tarritos de miel del Astoria a precio de oro líquido. Los responsables de marketing de todo el mundo se llevaban una sorpresa al ver cómo una empresa que tenía una actitud positiva frente al medio ambiente llenaba la caja registradora. ¿Es ésta actitud, entre la actividad productiva y el diálogo con la naturaleza, imposible de llevar a cabo en la capital de España?

La apicultura urbana es, a nuestro entender, una reivindicación política de una ciudad sostenible que quiere recuperar su capacidad de producir alimentos. Ciudades sostenibles son las ciudades que equilibran la balanza entre lo que consumen y lo que producen.

La apicultura Urbana ha aumentado un 22% en todo el mundo en los últimos años, quizá como una reacción llena de sentido común frente a la alarmante desaparición de la especie animal que la sustenta.

Con esta petición queremos hacerle llegar el mensaje como responsable político de que es el momento de que este movimiento arraigue también en nuestra ciudad. Por el bienestar de las abejas y el de las ciudades.

— David Rodríguez, es miembro de la Asociación de Apicultura Urbana Miel de Barrio (http://mieldebarrio.wordpress.com)

Firma la petición aquí y ahora

Kids don’t vote



Cómo gobernar una ciudad corrupta hasta la médula, desestructurada económicamente, sin participación ciudadana y con 7.500 millones de deuda.

The Wire, como con casi todo, ya lo anunciaba… El futuro de la ciudad de Madrid está en juego:

D.

“El periodismo de denuncia, un deber social, distribuido, ejercido por cualquiera”

Primera parte de una entrevista en Periodismo Ciudadano, por Paula Gonzalo y foto de Iosune Garayoa.
La revolución de las redes sociales, la tecnología y la telefonía móvil
han generado un nuevo panorama mediático en el que la antigua audiencia
pasiva se ha convertido en productora de información. La posibilidad de
generar contenido a través de un dispositivo móvil, unido a la crisis
de la prensa y del modelo de negocio en el que se había sostenido hasta
el momento, ha dado lugar a un nuevo campo de posibilidades a la hora de
entender el periodismo en la era digital.
El Cuarto Poder en red. Por un periodismo (de código) libre, es el título del nuevo libro de Víctor Sampedro, Catedrático de Opinión Pública y Comunicación Política en la Universidad Rey Juan Carlos
de Madrid, en el que nos encontramos frente a una defensa del
periodismo en el que la información se convierte en un bien común,
autogestionado por ciudadanos “de alta intensidad política y
comunicativa”.
Esta es la primera parte de la entrevista que realizamos con Sampedro,
en la que nos da algunas pistas para entender este trabajo en el que
Internet se configura como una herramienta y un espacio para regenerar
la democracia, o acercarnos a modalidades tan interesantes como el
“periodismo científico”o el “periodismo de filtraciones”:
PC- Cómo definirías brevemente qué es este “Cuarto poder en Red” al que apelas constantemente en tu libro.
VS- La ciudadanía es el sujeto
comunicativo por excelencia. Puede usar con autonomía sus ordenadores,
móviles, tabletas como medios de comunicación en potencia. Es decir,
puede cobrar protagonismo público siguiendo sus propios fines e
intereses. Por eso el periodista es más necesario que nunca: cataliza y estimula el control de los abusos de poder. El periodismo de denuncia se convierte así en un deber social, distribuido, ejercido por cualquiera. Es un Cuarto Poder en Red, impulsado por el periodista y la comunidad a la que sirve. Juntos generan un flujo de contrapoder mancomunado: información como bien común, compatible, pero nunca supeditada al negocio o al Estado. En todo caso, dependiente del público que lo sostiene con su dinero, filtraciones y debates.
PC- Qué papel juegan los
“hactivistas” en este nuevo contexto social y los ciudadanos de a pie,
en los nuevos medios de comunicación?
VS- El hactivista ha pasado a ser modelo de militante político (véanse los nuevos partidos en red) y de periodista (véanse los formatos que, como el hactivismo, ligan la noticia a las comunidades afectadas, las convocan a colaborar y les dan voz). El ciudadano ya no es un receptor de contenidos cerrados en un dispositivo fijo
(la noticia sin comentarios de un periódico impreso). Somos
interlocutores, con pleno derecho a iniciar debates o reconducirlos,
transformando a los actuales representantes (políticos o periodistas) en
delegados de una asamblea que materializa el cemento social de toda
democracia: el debate abierto y plural.
PC-
En tu libro señalas: “Los ciudadanos con sus dispositivos digitales,
liberan información, la procesan y la debaten con una autonomía aún no
reconocida” ¿A qué crees que se debe esta falta de reconocimiento, así
como la constante desacreditación de fenómenos imparables como el del
periodismo ciudadano?
VS- Quien crea que compramos periódicos,
vemos o escuchamos noticiarios callados, y luego votamos para volver a
callar, no entiende nada. No ya de lo que ocurre ahora, sino desde hace
mucho tiempo. Internet está llamado a ser el medio de medios.
De hecho, hemos generado una atmósfera digital que ya habitamos. Nos
rodea de forma ubicua, en todo momento y lugar. Ahí generamos contenidos
o los difundimos, aportamos valor de la información. No solo
consumiendo, sino participando en (re)creaciones que no tienen
traducción monetaria inmediata, pero sí un enorme valor inmaterial. Las
noticias son filtradas, compartidas, debatidas, depuradas, completadas,
contextualizadas en blogs, redes sociales…. Es el público activo el que aporta credibilidad: el único capital del que, en realidad, vive un periodista
(obviamente, una vez asegurado el pan de cada día). Podemos volver
sobre ello, pero no damos con nuevos modelos de negocio porque en lugar
de la subsistencia (o sostenibilidad, como dicen ahora) se busca el
máximo lucro inmediato: “pelotazos”, luego llamados “burbujas” y, que
todos hemos aprendido a ligar al fraude y la corrupción.
PC- Una de las “expresiones informativas de mayor trascendencia hasta el momento, de este Cuarto Poder en Red es WikiLeaks. Assange, Manning y Snowden son tres activistas especialmente importantes en este libro, ¿por qué?
VS- Por orden de aparición en el relato, Manning es el hacktivista, que actúa como ciudadano ejemplar. Filtró el horror del que era testigo de
forma exhaustiva e incontestable. Aportó los registros completos que la
historia oficial negaba. Y además asumió las consecuencias de sus
actos, buscando en su encierro mayor libertad. Exigió, mientras durase,
poder adquirir un cuerpo femenino. Hackeó al Pentágono y se hackea a sí
mismo. Desobedeció la autoridad indigna movido por un mismo afán de
coherencia con sus principios. Se transforma a sí mismo, al tiempo que a
la sociedad en la que vive. Nos enseña la lógica de un ciudadano
digital consecuente, llevándola hasta sus últimas consecuencias. Libero
los datos y archivos digitales que sostienen las decisiones erradas de
un poder ilegítimo: 10.000 muertos debajo de la alfombra y dos de cada
tres, que no correspondían a terroristas ni combatientes enemigos. Eran
civiles en Irak y Afganistán.
WikiLeaks
es el primer prototipo de un medio verdaderamente global. Nadie como
ellos impactaron antes las agendas de la prensa de referencia de todo el
mundo. Pusieron al servicio de cualquier habitante del planeta la posibilidad de denunciar al poder de forma impune. No hay pruebas materiales de la filtración de Manning. Assange es
un experto en encriptación, que vino a decirle al periodismo que se
había transformado en relaciones públicas. Le mostró que en el siglo XXI
debía colaborar con los públicos más empoderados, con mayor poderío
técnico y ético, en la Red. La máxima expresión de ello son las
macro-filtraciones. Si llegásemos a comprender su alcance, nos
permitirían (re)escribir la Historia desde abajo. Entre todos y todas,
casi en tiempo real.
Snowden,
por su parte, es un ejemplo máximo de tecnociudadano: un trabajador
digital con una competencia técnica y valores éticos superiores a los de
sus jefes. Son los únicos que no saben que aún trabaja para la NSA. Las
filtraciones son necesarias. Muchas veces se toleran para contrarrestar
la acumulación de poder no fiscalizable y potencialmente totalitario,
como es el caso. Pero Snowden actuó sin consentimiento. Nos avisa de que
la máxima de WikiLeaks (igual que la moraleja del cuento de Andersen)
se ha invertido: el emperador va acorazado y el pueblo, desnudo.
Estos tres individuos elevaron los
estándares de una ciudadanía digital. Son nativos digitales que no están
dispuestos a renunciar a la Red neutral. Nacieron con ella, ayudaron a
construirla y ahora la defienden. Precisamente contra un Obama que llegó
a la Casa Blanca prometiendo el Gobierno Abierto y ha acabado como
Emperador de la NSA. Pudieron haber sido los iconos de una ciudadanía
dispuesta a reinventar la información de nuestro siglo, junto con los
medios y periodistas profesionales. Pero, en lugar de colaborar con
ellos; primero, se les parasitaron; después, les estigmatizaron; y,
finalmente, pretenden que les olvidemos.
PC- Al igual que se criminalizó
la actuación de estos tres activistas se está criminalizando la cultura
libre y el intercambio de conocimiento en la Red.
VS- Pues sí, las acusaciones se vuelven
en el libro contra quienes se las dirigieron sin ningún fundamento;
todas al mismo tiempo y a pesar de ser contradictorias, falsas y
falaces. Les tacha(ro)n de terroristas, ladrones y espías. Pero los verdaderos terroristas son quienes han minado nuestro régimen de libertades en nombre del anti-terrorismo e impedido que Manning o Snowden
puedan encabezar campañas de protesta y desobediencia civil; tal como
denuncian sus predecesores en la lucha contra la guerra de Vietnam.
Nunca vendieron, sino que regalaron, documentos de enorme valor en el
mercado negro. Y les llaman ladrones quienes ponen barreras a los datos
que costeamos, lo ocultan a nuestras espaldas e impiden su difusión.
Privatizan los informes y archivos de interés público que financiamos. Y
extraen nuestros perfiles de datos digitales, para usar esa ingente
información (secretos oficiales y grandes datos) en beneficio propio,
sin garantía alguna de servir a los intereses sociales. Quienes nos
espían no son Al Qaeda ni el ISI, mucho menos WikiLeaks, sino la
industria digital y toda administración que se lo pueda permitir. Lo
hacen en comandita, para estimular demanda y controlar la oferta, ya sea
política o mediática.
Imagen: Iosune Garayoa, bajo licencia CC.

La Tesis de la Conspiración del 11_M

No se pierdan esta tesis doctoral. Disponible entera clickando aquí: LAS

TEORÍAS CONSPIRATIVAS DEL 11-M Y SU UTILIZACIÓN POLÍTICA. Autor: Pablo Lledó Callejón. Universidad Autónoma de Madrid.
Facultad de Derecho. Departamento de Ciencia Política y
Relaciones Internacionales.

Una disección forense de la mayor ignominia perpretrada por el periodismo inmundo de este país. Ya denunciada en nuestra serie de tres entregas; la I, la II y la III.

Pablo Lledó realiza la autopsia definitiva de las vísceras podridas del relato conspirativo sobre el 11M. Inventaría sus incongruencias discursivas. Una a una y todas ellas. Las expone y clasifica hasta la extenuación, en un texto maravillosamente escrito. Sólo un pero. Apenas alude al papel que la conspiración jugó para las arcas de los medios implicados y en las estrategias electorales de los dos primeros partidos.

Eso era, precisamente, lo que pretendimos al publicar nuestros artículos en el blog de Público. Denunciar la degradación de la esfera pública, el fraude y la degeneración democrática que acarreó:
 
Periodistas inmundos, non gratos (I)
Periodistas inmundos, non gratos. Y un canto a Évole (II).
Periodistas inmundos, non gratos. Pseudoperiodistas y pseudocracia (y III)

Los ligo aquí, de nuevo,  porque la semana pasada pregunté en clase cuántos conocían a Pilar Manjón. Resultado: menos de una parte de la clase. Eran las víctimas potenciales (una alumna iba en uno de los trenes, otra tenía conocidos en ellos) del que fue el peor atentado perpretado en Europa en el siglo XX.

Como doy clases en el primer semestre, ya no podemos ver en la semana de cada 13 de marzo, el vídeo que hicimos en el 2005, [Parte 1 y Parte 2] junto con el libro de 13M. Multitudes on line.

Sobran palabras, sólo cabe recuperar las de Pilar Manjón.