Mr. Chance ha vuelto

Diagonal: Por Gonzalo Abril

En 1979 se estrenó la película Bienvenido Mr. Chance (Being There), dirigida por Hal Ashby, que acertó a ofrecer una de las sátiras políticas más mordaces del final de siglo. El señor Chance, interpretado por Peter Sellers, es un pobre jardinero que nunca ha salido de la mansión en que trabaja, afectado por una notable discapacidad cognitiva y cuyo mundo mental se restringe al de los triviales relatos televisivos. Un accidente y varios malentendidos le llevan a relacionarse estrechamente con la elite empresarial y política, incluso con el presidente de los Estados Unidos, que lo toman por un magnate de los negocios arruinado. Sus afirmaciones ingenuas y literales sobre jardinería, que llega a exponer en la televisión (por ejemplo: “es posible que todo crezca sano y fuerte. Hay mucho sitio para árboles nuevos, flores nuevas de toda clase…”) son interpretadas como penetrantes metáforas relativas a la crisis económica de la época y a las posibles soluciones políticas para superarla.

Según relatan varios medios informativos, el jueves 20 de junio de 2013 el excelentísimo Sr. Don Mariano Rajoy Brey declaró que no es posible recoger ningún fruto si antes no se ha labrado la tierra, sembrado la semilla y esperado a que ésta germine. Una aserción cuya simpleza supera incluso la de los dictámenes que expusiera el jardinero Chance más de treinta años atrás, en una pantalla que todavía no era de plasma. Sólo que, por culpable desatención, o por escaso conocimiento de la historia del cine, o lo que resulta más probable y amenazador, por puro acostumbramiento a la majadería dominante, ningún comentarista público de que yo tenga noticia se ha referido a la presunta resurrección, con el título de presidente de un estado europeo, del tardo personaje cinematográfico.

Yo no sería benévolo con esta benevolencia inducida por la costumbre. Ni la simpleza, ni la banalidad, ni los discursos a los que se suele calificar de inconcretos o vacíos (como los que habitualmente entona nuestro personaje) son inocuos. Por el contrario, suelen formar parte de alguna táctica propagandística, como la de procurar la “distracción” de la ciudadanía, es decir, la de neutralizar la potencia crítica de su mirada sumiéndola en lo insignificante. O la de tratar de simplificar los escenarios y los sujetos de la vida pública para concentrar la condena social sobre un culpable. Así, según explica Rodríguez Tranche, se puede estigmatizar selectivamente a ciertos sectores explotando “una suerte de rencor hacia el otro, que hace razonable su castigo (…) y tolerable el propio. Se penaliza a los trabajadores que enferman descontándoles parte de su sueldo, se penaliza a los enfermos que “abusan” de las medicinas y los tratamientos, se penaliza a los estudiantes repetidores incrementándoles las matrículas…”

Pero con seguridad no se trata sólo de tácticas propagandísticas, sino también del propio apogeo de un pensamiento simplificador que coincide con la ideología del fascismo de baja intensidad en el que vivimos. Una modalidad de fascismo que, según suele decir nuestro desapercibido Mr. Chance respecto a sus acciones de gobierno, “no es ideológica”.

London Calling

Inspirados por The Clash, nos
reunimos este viernes 21 en la City University para hablar de Los
retos de la academia ante las políticas de comunicación y las prácticas
tecnopolíticas emergentes
.
Durante los años 60 y 70 del siglo XX la alianza de los campus rebeldes con los movimientos políticos y
socio-culturales de entonces impulsaron cambios de gran calado en el ámbito de
la comunicación. Los servicios públicos de radiotelevisión asumieron desempeñar
una labor ciudadanista que los Estados de Bienestar se comprometieron a
garantizar frente a la hegemonía de los Mercados. La definición profesionalista de
los trabajadores de los medios  – que entendía la comunicación como “servicio público”, incluso en las empresas
privadas – fraguó respuestas sindicales y deontológicas que apostaban por
la autonomía de los periodistas y demás creadores culturales. En el periodismo y en la
cultura popular cuajaron iniciativas y productos que hoy serían (son)
calificados de subversivos.
En cambio, antes de ayer el Gobierno
griego, rehén de la Troika, cerraba la radiotelevisión pública por
“deficitaria”. Ayer las calles de Ankara y Sao Paulo demostraban que las
cibermultitudes también disputan las plazas públicas a unas
economías emergentes calificadas de exitosas. Ya no se trata de gobiernos
postcoloniales corruptos (primaveras árabes) o democracias degradas y regímenes
políticos sumidos en crisis institucionales y económicas (el 15M de España, el
132 mexicano, la revolución pingüina de Chile…). El mundo entero está siendo
recorrido por un fantasma que casi nadie quiere reconocer: la (r)evolución germinada
en una esfera pública digital cuyas promesas de (re)generación democrática
están más amenazadas que nunca.
Por todo ello nos reunimos en la misma
ciudad en la que Julian Assange cumple un año de exilio y confinamiento forzoso
en la embajada ecuatoriana de Londres. Hace nada, comenzó el “juicio” a Bradley
Manning para escarmiento de futuros “whistleblowers”. Y, desde hace unos días,
recibíamos confirmación de la inmensa maquinaria de espionaje que se ha
implantado en la Red. Las declaraciones de E. Snowden a The Guardian señalan que Internet amenaza nuestras libertades
civiles en su raíz: la confidencialidad de nuestras comunicaciones más nimias
ha sido arrasada por la ciberguerra preventiva.
Por eso, a poca distancia de la sede de
The Guardian, nos reuniremos una
veintena de académicos preocupados por la inanidad de las instituciones
académicas para identificar, analizar y proponer respuestas a los retos que
afrontamos. Podéis acceder a todas las ponencias AQUÍ.

Nos sentimos obligados a debatir en qué
consiste ejercer “la ciudadanía en el entorno digital”. Nos convocamos a
reivindicar la legitimidad de “ los movimientos sociales en y desde la red”.
Porque  denuncian a “los medios violentando ciudadanías” y
nos sitúan junto a la sociedad civil “ejerciendo ciudadanía en el entorno
comunicativo”. Por último, abordaremos las “claves para el análisis
de las politicas de comunicación y los procesos de regulación”; partiendo, en última
instancia, de que los “retos” mencionados nos interpelan como
académicos y, ante todo, como ciudadanos.
WHY ALL THIS? ‘Cause: «London calling to to the faraway towns. Now war is declared and battle come down…»

Nos vemos allí y por aquí.

Del Asco indecible al Escarmiento. Las batallas de Miguel Sánchez-Ostiz.

Nueva píldora de Cibergolem. Sobre un escritor navarro que vista la corte madrileña… acompánenle mañana en la presentación.
Lleva el escritor navarro Miguel Sánchez-Ostiz (Pamplona,
1950), batallando largo tiempo con su literatura intempestiva contra el
presente y contra el pasado (o por el presente y por el pasado). Contra el
presente, por ejemplo, en su ya larga colección de dietarios, desde aquel
fundacional “La negra provincia de Flaubert” o en su tribuna dominical del
“Diario de Noticias”. Donde da estopa a diestro y siniestr; sobre todo, a nuestra
siniestra diestra asentada tanto en el panorama foral como en el estatal. En su
blog Vivirdebuenagana, tenemos una muestra cotidiana.
De esa pulsión y de esa pasión,
nace el breve ensayo “El asco de lo indecible”,  que el autor
califica como el “menos personal” de los suyos “porque nos lo han escrito en la
chepa”.
A estas alturas es un placer -seguramente
perverso- leer a un escritor que escriba sobre lo que nos está pasando (sobre
lo que nos están haciendo) sin disfrazarse de analista o de economista. Que
escriba como escritor que es –como ciudadano que escribe-, solo desde la
literatura y con un estilo como el suyo, lleno de tralla e ironía.
 
Un libro sobre la descomposición del régimen que
va más allá de la indignación pasiva, e incide especialmente contra la
violencia del Estado (disfruten de la instantánea que abre el libro: un
‘compañero’ en pleno desarrollo de sus funciones como agente provocador  en una huelga reciente en Pamplona). Una
suerte de ‘libro de combate’, que además de anotar un memorial de agravios
intolerables, nos llama a la calle, a la rebelión y a la acción pero también a
la confluencia política. En sus propias palabras, y como ha escrito en recientes
artículos dominicales:
“Se impone un proceso constitucional y una firme
ruptura política con el actual sistema”.
“Al ciudadano ya no le queda otra que recuperar
su condición de tal, sacudirse la de sometido, y tumbar este régimen como sea.”
“La formación de un frente de izquierdas donde
todavía esto es posible y puede ser eficaz y es necesario, urgente. Si no es
ahora, ¿cuándo? No estaría mal saberlo. ¡¿Cuándo es cuándo, carajo?! ¡Ahora es
cuando, carajo!”
Este es ‘asco de lo indecible’ que nos sube a borbotones
por la garganta y que está siendo proclamado por todas las esquinas, en las
redes sociales, de ciudadano a ciudadano, y que nos impulsa hacia lo
irremediable: hacia una ruptura democrática. Sí, un libro breve, de modesta
apariencia, de pensamientos sueltos, contra el presente o por el presente, pero
que vale más que mil adoquines…
Pero la batalla contra el presente se cruza y
enreda con la batalla contra el pasado, como en la obra que acaba de publicar: “El
Escarmiento”.
Una obra inclasificable que no es ensayo ni novela histórica al
uso, sino una singular crónica novelada que relata el estallido de la
sublevación militar en aquel trágico verano del 36 y el plan represivo de ese
gran ‘estratega de la muerte’ que fue el general Mola, aquel que según uno de
sus compañeros de fatigas “no pensaba más que en matar”.
Pues tenemos la impresión –por no decir la certeza- de que este asco de lo indecible de hoy es, en gran
medida, la consecuencia inexorable del Escarmiento
de ayer, ya que vivimos gobernados por los hijos y los herederos de los
golpistas, de los escarmentadores que
arrasaron la retaguardia en Navarra y en el Estado…
“El
Escarmiento” una pieza mayor en el conjunto de la obra de Miguel Sánchez-Ostiz,
no tanto por su extensión –500 páginas- como por su doble ambición literaria y
documental. Por ser una obra en línea con la nueva literatura histórica, en la
cual el narrador irrumpe como una suerte de ‘testigo de cargo’ ficticio, para
mostrarnos desde el presente “como seguimos viviendo” el escarmiento, en un
prodigio de airada ironía y de rescate del lenguaje oral. Y también, por su
obsesiva y minuciosa recopilación y contraste de datos extraídos de libros y
archivos olvidados que, pasados por el tamiz subjetivo, transforman la memoria histórica de Navarra en literatura
crítica
. En definitiva, una obra
imprescindible para los que vivieron la guerra y la posguerra y todavía les
duele, para los jóvenes que no se explican las anomalías de nuestro presente y
para todos los ‘letraheridos’ por el pasado de nuestro país…
Se
preguntarán algunos malintencionados: ¿Otra obra sobre la guerra civil? Sí, eso
es, otra más, pues dilucidar el origen de la sublevación en Navarra sigue
siendo una asignatura pendiente, en medio de tanto olvido y complacencia con la
masacre. Por ejemplo, cuando en la Filmoteca de Navarra se programa unciclo-homenaje al falangista y escarmentador
Rafael García-Serrano (sí, el padre de ese bizarro
periodista de Interecomía) como escritor y cineasta, en el 25 aniversario de su
fallecimiento, es que algo muy raro le sigue pasando a nuestra memoria…
Por último, destacar la labor a
contracorriente de la editorial Pamiela
que gracias a la edición de ensayos sobre la memoria histórica y ahora de ambos
libros, sigue ejerciendo -como decía Oteiza- de escuela política de tomas de conciencia…
Del asco al escarmiento y del escarmiento al asco, las
batallas literarias de Miguel Sánchez-Ostiz, escritor de veras incómodo, que a
estas alturas ya pasa de puntillas por la villa y corte y prefiere compartir su
tiempo entre Navarra y Bolivia, son nuestras batallas…
‘Encuentro en Madrid con Miguel Sánchez-Ostiz’. Viernes 14 de Junio en
la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense (Sala
de conferencias)
, a las 19:00 horas.

Wikileaks for ever!

¿Quién pensaba que procesando a Manning cerraban la boca de los millones de ciudadanos que han tomado su ejemplo?
¿Quién creyó que ensalzando a Steven Jobs y Mark Zuckerberg se podía enterrar a Assange?
Acaba de estallarle al Premio Nobel de la Paz, Barack Obama, el que puede ser el escándalo que tumbe su segunda presidencia.
Lo que os anunciábamos hace tiempo tiene es ya primera plana en todo el mundo: el gobierno de EE.UU. lleva varios años accediendo a todos tus datos en la red. A falta de tiempo, este post te resume el legado vivo de Wikileaks. Atentos a los links:

No os perdáis el resumen de lo revelado hasta el momento por The Guardian y The Washington Post, en español aquí.
Ponen a Manning en el corredor de la muerte y otros muchos se ponen a la cola. Edward Snowden, es el responsable de esta última fitración. Vedle y leedle aquí: no les va ser sencillo tacharlo «de trastornado». Se trata de «uno de los suyos», les va a costar negar que es un heredero de Thoreau.
Le pone el micro, la cámara y le ordenador un periodista, Glenn Greenwald, como la copa de un pino que, en el más puro estilo Wikileaks, ofreció la cara antes para que se la partieran a él. Si solo controlas inglés escrito, aquí tienes otra entrevista transcrita en Democracy Now (¿Quién dijo que no se puede trabjar en la prensa de prestigio y en la alternativa?)

Y son sólo dos de la legión que venimos nutriendo desde hace años… y los que nos quedan.

* El Huffington Post califica de «prisionero político» al hacktivista de Chicago que supuestamente filtró los cables de Stratford a Wikileaks. Aquí tenéis un perfil del que siguió alimentando nuestra máquina de transparencia después del Cablegate: Jeremy Hammond.
* Barret Brown, periodista de Vanity Fair, The Guardian, The Onion… sufre un nivel de acoso judicial por la filtración de Stratford, tan duro que ha sido comparado con el contexto que sufrió A. Swartz antes de su muerte a inicios de este año.

Son solo dos ejemplos de como hackear los medios sin miedo ni medias tintas: haciendo periodismo de denuncia a medias entre tecnocidanos y periodistas.

Ante todo esto, ¿sabéis cuál es la opción en la que nos debatimos? Fácil:
(a) Seguimos dando nuestros datos a troche y moche a la Red, esperando a que cualquier mañana un drone (avión no tripulado) nos destroce antes de despertar.
(b) O abrimos ya los ojos, libera nuestros datos, los filtramos a quien ya sabemos (repasa este blog) y construimos una nueva vida, tan rica y larga, que no les caberá en ningún corredor de la muerte.

Alguien puede pensar que a él/ella le traen al pairo las guerras en curso o, qué demonios, la que se está librando por la democracia. Le recomiendo un visionado a Black Mirror. La primera entrega de la segunda etapa acabará por destrozarlo.

Sí, sí… la masiva recolección de tus datos te permitirá ordenar por correo tu fantasía más imposible. Sí, se hará realidad. Y vivirás con ella, escondiéndola, el resto de tus días.

Food fight!

Una plaga esta arrasando los barrios y a los jóvenes. Pelea contra esta lacra.
Di ¡no a la Comida Basura!


Via glucas.
D.

#CódigoAbierto_CC

Captura de pantalla 2013-06-01 a la(s) 13.28.34Bernardo Gutiérrez, el primer post-periodista de este país, ha cesado su
actividad del blog Código Abierto en 20 Minutos.  Algunos malos entendidos han propiciado un
‘fork’ (una desviación de proyecto de desarrollo informático) no esperado. 
Así se despedía de 20 Minutos. Interesa sobre todo el punto de fricción con el sistema convencional de medir su valía profesional.

«¿Para cuándo un medidor cualitativo? Hace unas semanas Alejandro González, del prestigioso y vanguardista estudio Outliers.es, me comentaba que es urgente crear un “medidor cualitativo”. También, que Código Abierto es uno de los que más circulan en redes sociales de todos los blogs de 20Minutos.es. Curiosidades para el equipo comercial: la entrada más visitada del pasado mes de mayo fue Toquéame, la aplicación móvil contra Bankia,
con  9.257 visitas. ¿La entrada que posiblemente menos gustó al
departamento comercial es la que más gusta a los lectores? Houston/20Minutos.es /medios del mundo, tenemos un problema.«

Y así anunciaba que continuaba el blog en una aventura propia o, más bien, de la comunidad que ha sabido tejer y expandir.
 
«Dado que alrededor del blog ha surgido una creciente comunidad de lectores he decidido continuar con la aventura. En este caso, una aventura compartida. #CódigoAbierto_CC  (link provisional) no será una plataforma exclusivamente mía.

«Será una plataforma para la comunidad. Publicaré contenido
propio, pero  también se publicarán textos de calidad de otras personas.
Republicaremos contenido relevante que tenga licencia libre
. Aportaremos reposo, contexto. Huiremos del último minuto. Además, pretendo investigar la vía de la comunicación-acción. #CódigoAbierto_CC
pretende ser a su vez una caja de herramientas para que los lectores se
relaciones, abran campañas activistas y compartan código. Intentaré
lanzar lo antes posible el proyecto #CódigoAbierto_CC en la plataforma de crowdfunding Goteo.org, para construir la mejor plataforma posible. Una plataforma, a su vez, que aspira a ser sostenible económicamente.»

 Y atentos a esta llamada a la colaboración, animaos.

En general, será muy bienvenida la ayuda de:

-Programadores con conocimiento de WordPress.

-Diseñadores

-Periodistas

-Editores

Quien tenga interés en participar, que deje un comentario en esta entrada o que le escriba por mail:

bernardobrasil@gmail.com / codigoabiertocc@gmail.com

El dominio www.codigo-abierto.cc ya está registrado. El link provisional es https://codigoabiertocc.wordpress.com/

La cuenta de Twitter @CodigoAbiertoC

Anarquistas envían consoladores explosivos a miembros de la iglesia en España

Grupo anarquista anticlerical envía dildos explosivos a dos miembros de la Igesia Católica en España.

Entre el lulz y el terrorismo, esa delgada frontera, un grupo de anarquistas españoles ha iniciado una seguidilla de misivas explosivas con un alto contenido sexual y simbólico. En los últimos dos meses la Policía ha detectado varios paquetes explosivos atribuidos a una serie de grupos anarquistas que se hacen llamar el Club de Artesanos del Café para sus nuevos usos, FAI/FRI, y el Grupo Anticlerical para el fomento del uso del Juguete Sexual. Estos grupos, con una clara sensibilidad lúdica, podrían ser células del comando Mateo Morral, un grupo más conocido que hace honor al anarquista que arrojó una bomba a la carroza del rey Alfonso XIII y la reina Victoria Eugenia en 1906, aunque sin provocarles daños.

Uno de los destinatarios de los juguetes sexuales fue el arzobispo de Pamplona, monseñor Francisco Pérez; otro “consolador bomba” fue dirigido al director de “un colegio elitista de los Legionarios de Cristo”, artefacto que en esa ocasión estalló en unas oficinas de Correos. El paquete destinado a Francisco Pérez sí llegó: el Arzobispado admitió haber recibido “un paquete raro” que contenía unos polvos. Ante sospechas lo remitieron a la policía, no sin antes jugar con el (comentario en itálicas no obedece a la realidad y es completamente inapropiado aunque no del todo improbable).

España tiene una gran tradición anarquista y evidentemente estas acciones aunque reprobables desde cierto punto de vista son una crítica a las prácticas sexuales pederastas de la Iglesia Católica, que han salido a la superficie en los últimos años. Una broma pesada que bien podría ser parte de la Sociedad Discordiana.

De pijamasurf.com

Vía Glucas
D.

CCCD, dejando huella

Susana está metida en nuestro Máster, hasta las cejas. Tanto que estaba a punto de perde el horizonte que se había fijado.

En este post de su blog nos invita a rastrear el camino recorrido: las personas, los foros, las actividades y los textos que ha encontrado.

Es un buen ejemplo de lo que pretendemos en el CCCD. Trazar recorridos intelectuales y profesionales propios. Ahí van sus palabras y un magnífico mapa del viaje emprendido, plagado de textos propios y ajenos, de personajes y colectivos con los que ha interactuado.

«Hay muchas formas de contar las cosas.
Simple, pero complejo para mentes como la mía -y la de muchos de los de
mi quinta- tan acostumbrados a hacer exactamente lo que se espera que
hagamos y en la forma que siempre se ha hecho. Dar rienda suelta a la
creatividad no es tarea fácil: una se siente infantil, siente que pierde
el tiempo haciendo ‘tonterías’ poco serias, siente que  el caos
impregna su trabajo. Perder el control de los procesos que
protagonizamos puede ser, hasta cierto punto, muy positivo. Me lo han
enseñado personas como Carla  Boserman o Bernardo Gutiérrrez,
con los que me he ido topando en estos meses trepidantes y a la par
confusos y extraños para una cabeza poco dada a las innovaciones como la
mía.
«El contenido de este post es un
experimento, mi forma de ‘hackear’ el que podría haber sido un
aburridísimo trabajo de máster (en este caso para la asignatura de
‘Metodología’ del máster en Comunicación, Cultura y Ciudadanía Digitales que
curso en el Medialab Prado y que os recomiendo). Llevada de la mano de
estos dibujos me he divertido y he organizado mis ideas, que han viajado
desde lo analógico (un inmenso fanzine de elaboración casera) a lo
digital, gracias a estas ilustraciones retocadas con Photoshop y dotadas
de vida gracias a la herramienta Stipple.
Quienes os coléis en este post podréis
viajar por los libros, vídeos, borradores, eventos, artículos y personas
que han nutrido mi trabajo de los últimos meses (busca los círculos
grises sobre los dibujos). Haciendo clic sobre ellos podréis acceder a
sus webs o (en el caso de la bibliografía) a los libros y artículos en
PDF.
¡Buen viaje!

HACKEAR EL DIARIO DE CAMPO

«Ojalá puediera haber incluido en este
mapa a las decenas de personas que con vuestro tiempo y afecto me habéis
ayudado a llegar hasta aquí. Pero como hacerlo es imposible he decidido
centrarme sólo en aquellas que han tenido un papel muy influyente en mi
proyecto sobre periodismo abierto. A los demás, especialmente a los
compañeros del CCCD que no estáis citados aquí, quiero daros las
gracias: todos, a vuestra manera, me habéis enseñado algo.

stippled-photo-49768407

EL LABERINTO DE LA INVESTIGADORA: CRISIS E ILUMINACIONES TRAS UN AÑO DE PESQUISAS

Investigar no es fácil. La investigadora novata -que quiere saberlo
todo- se encuentra con mil y un escollos que debe ir resolviendo paso a
paso. Estos son algunas de las piedras con las que yo he tropezado.

[Para ver las imágenes a pantalla completa en Flickr, clic aquí]