El ADN nazi de Tertsch

A nadie se le deben imputar los crímenes de su papá, pero ahora sabemos por qué Hermann Tertsch del Valle-Lersundi califica a la PAH de nazi, al escrache de fascismo, a Companys de bien ajusticiado… y a Julia Otero de pertenecer a «una checa».

Oculta
la vergüenza (nunca aireada, jamás condenada) de su pasado familiar.
Reproduce las técnicas de Goebbels que aprendió iniciándose en el
«confidencial» que editaba su progrenitor cuando llegó aquí, tras
escapar del antifascismo disfrazado. ¿Se imaginan lo que era «un
confidencial» entonces? ¿De qué fuentes bebía? ¿Qué inmundicias y
conspiraciones difundía? ¿Qué piezas se cobraba?

 Sí,
Herman Tersch fue engendrado profesionalmente en ese ambiente, y
genéticamente por un nazi al que acogió y amamantó el franquismo. Ekkehard Tertsch
emparentó con algunos de sus herederos ideológicos más rancios. Pero el
joven Herman supo casarse a tiempo con la hija de uno de los fundadores
de Jueces para la Democracia, responsable de polémicas sentencias
favorables a Prisa e inspirador de los editoriales jurídicos de El País
en sus tiempos de mayor gloria (y negocio)… Y darse de baja como
militante comunista. Y así entró como «analista internacional» de la
caída del Muro de Berlín y defensor acérrimo del sionismo en aquel
diario, que pronto dejaría de serlo.

Hasta que el pobre Herman empezó a sufrir una deriva imparable (personal, ideológica… ¿mental?) y ABC
le contrató para que se aliviase a gusto, sin discreción ni miedo
alguno a salpicar. Y Telemadrid le pagó con nuestros impuestos la falsa
historia de las agresiones que le infligieron unos nazi-abertzales nunca
identificados. Y con sueldos millonarios no sólo emitía como si se
tratase de un directo la crónica pre-grabada del fracaso de una huelga
general. Si no que al día siguiente la emitía de nuevo, presumiendo de
no tener nada que ocultar, ningún perdón que pedir. Igualito que su
papá.

Ahora entenderán nuestra fijación con este sujeto al que le hemos dedicado varios aguijones. No os perdáis estas mieles.

La UGT de Telemadrid
por fin desembucha… mucho han esperado.  Esto es lo que le dedican a
Herman, pero hay para muchos más: Anson, Marta Robles, Isabel San
Sebastián, Pilar Cernuda y Sánchez-Dragó.

«Dentro del capítulo de «Vidas ejemplares» merece una especial mención esta semana el tristemente célebre Hermann Tertsch: una aseveración incierta sobre Julia Otero hizo que ésta replicara que ese «que alguna vez fue periodista»
se dedicaba ahora a insultar y difundir falsedades. La respuesta del
ínclito no se hizo de rogar, consistiendo en multiplicar su volumen de
insultos y acusándola de pertenecer a «una checa». Hermann Tertsch del Valle-Lersundi, además de ser primo de Ana y Loyola de Palacio (dirigentes del PP pertenecientes, junto a la de Jaime Mayor Oreja, a una de las familias tradicionalistas vascas de más rancio abolengo) es hijo de Ekkehard Tertsch,
un conocido militante y confidente nazi que emigró a España tras la II
Guerra Mundial para fundar aquí un boletín confidencial. En la empresa
familiar hizo Hermann sus primeros pinitos hasta que fue promocionado a
la agencia EFE durante el mandato de Luis María Anson. De ahí, saltar a
El País y casarse con una de las hijas de Clemente Auger (íntimo de Polanco y entonces presidente de la Audiencia Nacional) fue todo uno. Pero, al igual que les ocurriera a Martín Prieto o a Arcadi Espada,
sus continuos problemas personales (por todos conocidos) provocaron su
cese del diario de la familia Polanco, siendo rescatado por el periódico
de los Luca de Tena. El resto de su historia es sobradamente conocida:
desde entonces se mantiene cobrando dinero público directo de Telemadrid
e indirecto de sus colaboraciones con FAES o en las tertulias de las
concesiones televisivas adjudicadas por Esperanza Aguirre al TDT Party

Los catalanes independentistas (y supongo que el resto también) se hacen eco y no le perdonan su aplauso público
(y, según él, compartido por cualquier demócrata) al fusilamiento de
Companys (sí el Presidente de la última Generalitat republicana, elegido
en elecciones democráticas).


Es lo que tienen las crisis: la basura aflora como nunca. Se rompen
los pactos de silencio y, por fin, estalla en pedazo el juramentado por
los periodistas de la Transición: perro nunca come perro. Está quedando
claro el fin que les espera a los falderos. Y un filón inagotable y de
éxito asegurado para todo joven periodista en paro.

2 respuestas a «El ADN nazi de Tertsch»

  1. "Volvemos a encontrarnos con otra muestra de la presencia del franquismo en la magistratura. Hace unos meses, un articulista de ELPLURAL.COM, Gerardo Rivas, hacía una referencia a Falange Española de las JONS como una organización “con un amplio historial de crímenes contra la humanidad”. Esta afirmación es un hecho histórico más que acreditado e incontrovertible. Pues, pese a ello, la Falange presentó una querella criminal contra dicho colaborador por un delito de injurias graves del Art. 208 del Código Penal. Y, lo que es muy grave y reprochable, es que el Juzgado de Instrucción nº 37 de Madrid- en un Auto carente de toda motivación y, por tanto, de justificación- la haya admitido a trámite y que el articulista esté citado a declarar como imputado. Una verdadera aberración jurídica y gravísimo ataque a la libertad de expresión."

    Seguir leyendo:
    http://www.elplural.com/2013/05/29/un-juez-y-la-falange-contra-la-libertad-de-expresion/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *