29S: un fotomontaje y un par de clips

Un montaje fotográfico que resume el último año y medio. Cuando la flecha sea una linea continua y la ciudadanía llene el espacio entre las dos plazas, el movimiento de consenso crítico habrá conectado el de la protesta; el cambio ético-cultural con el político… Sigue tú diciendo qué nos traerá la #SpanishRevolution. Como ayuda adminístrate dos vídeos de ProPolis para un día tan especial: uno taiwanés (¡!) y el otro musical.

El primer vídeo (vía el FB de José Manuel) narra el fin de Régimen que vivimos. Una infosátira animada, plagada de topicazos, pero contundente.

El segundo vídeo es la sintonía de Vacaciones en el mar revolucionada, después de que el barco fuese tomado por piratas indignados. La casa azul: «Los chicos hoy saltarán a la pista»

El capitalismo popular: tiburones vs boquerones

El capitalismo popular es una doctrina religiosa que propaga la certeza de que todos podemos alcanzar el paraíso de los ricos en la tierra. No entra en contradicción con otras creencias. Se puede ser católico e invertir en participaciones preferentes. Mi madre, por ejemplo, es católica y también ha sido estafada por La Caixa después de invertir sus ahorros en preferentes. Como un millón de españoles, mi madre profería una fe inquebrantable en la integridad del director de la sucursal que le vendió ese producto. Ese director le dijo: «Marisa, mete tu dinero aquí, es una inversión cojonuda y se la reservamos sólo a los clientes especiales como tú». Lo primero que le preguntó mi madre fue si podía sacar su dinero cuando quisiera. «Por supuesto, Marisa, eso no es problema, esto se vende rápido».

Huelga decir que el director de la sucursal hace de vicario de la Iglesia del Capitalismo Popular. Representa ante los mortales el poder del Capital en la vida cotidiana. Puedes rezar al Presidente del Consejo de Administración de tu Banco, al Banco de España o a la Comisión del Mercado de Valores, pero si realmente quieres obtener un préstamo o tener crédito a los ojos de tu prójimo, debes hacerlo a través de tu vicario bancario. Los caminos del Botín son inexcrutables pero cuentas con tu guía espiritual-capitalista para hacer realidad tus ansias de redención.
En fin, mi madre pidió un día su dinero y el vicario de La Caixa se lo negó. ¿Veis la cara de mi madre, verdad? No durmió en dos noches. Lo necesitaba imperiosamente. Ángel, buen nombre para el pastor de su parroquia capitalista, se excusó señalando que el Banco de España había dado una orden según la cual el dinero de las preferentes no podía reintegrarse a sus ahorradores.
«¿Y qué tiene que ver ahora el Banco de España contigo, Ángel? Tú me aseguraste que podía disponer de él cuando quisiera».
«Pues no, no puedes disponer de él. Lo ha dicho Dios en una Orden que ha circulado por todas las entidades bancarias. Palabra del Señor, te adoramos, oyenos».

A partir de entonces, mi madre comenzó a saber qué eran las participaciones preferentes.
A través de ADICAE, nos enteramos de que a finales de los 90 del siglo pasado, algunos bancos y cajas de ahorro pusieron en marcha productos financieros de gran riesgo, para ser vendidos en mercados donde los tiburones acechan. Resultó que esos productos no eran buena carnaza para tiburones y éstos, que huelen la sangre a distancia, pronto les escupieron al gran sistema financiero español sus comidas de mierda. ¿Qué hicieron entonces los bancos y cajas? A falta de tiburones, buenos son los boquerones. Desmenuzaron la mierda en trocitos pequeños y comenzaron a venderla al redil de las parroquias cercanas. De esta manera, las inversiones de los que juegan al casino se conviritieron en los ahorros de los que trabajan cada día. Las rentas del capital desecharon la mierda y se la pasaron a las rentas del trabajo, para que con sus anchas espaldas atravesaran un valle de lágrimas.
En realidad, y como me decía Ladislao (de ADICAE Extremadura), las preferentes son el primer gran rescate encubierto a la banca española. Me quedé a cuadros con esto. Me imaginé a Botín en la calle, como un perroflauta, pidiendo, no un eurito, sino diez mil, a un millón de familias españolas y teniendo un éxito brutal. En total, según Ladislao, la banca arrampló 30.000 millones de euros hasta 2005, lo que supuso prácticamente evitar que estallara la crisis en ese momento, para aplazarla hasta el 2008.

¿Cómo es posible que tanta gente le diera tanto dinero a tan poca y con tan pocas garantías de recuperarlo? ¿Tan mal funciona el sistema? No respondáis a lo último, es pregunta retórica.
En realidad, los bancos y cajas estaban obligados por una directiva europea a presentar a los ahorradores un consentimiento que éstos debían firmar para asegurar así que conocían el riesgo que entrañaba tal inversión. Pues bien, los párrocos, o hacían caso omiso de esta orden o, como en el caso de mi madre, marcaban una casilla en la que garantizaban que el ahorrador había trabajado en el sector financiero tres años como mínimo. La cruz en esa casilla ya venía marcada de la oficina (como las de las declaraciones de la renta de los católicos pero sin preguntar). Mi madre ha trabajado 40 años en el sector sanitario, nada que ver con la especulación de casino. ¿Por qué gente normal se mete en esos líos y le hace el juego a esta gente?
No tiene respuesta fácil. Desde luego, no vivimos en una democracia cuando alguna de esos ahorradores que compraron preferentes firmaron sus contratos sin saber leer ni escribir. No exagero, hay casos en sucursales de La Caixa en Córdoba. Aunque, en general, la asimetría informativa es tan brutal que estar alfabetizado no te salva de mucho. A eso añadamósle el daño que ha hecho la idea del capitalismo popular, que empezaron a pregonar Thatcher y Reagan en los 80 del siglo XX y que Aznar nos regaló en sus variadas formas con el absoluto silencio del PSOE (Joder, el otro día, a una pregunta de Jordi Evolé, el ex-ministro de industria socialista respondió que el gobierno no se ocupa de regular la economía. ¡Chúpate esa!).

Esta tarde voy a una reunión de ADICAE. Quiero seguir informando y difundiendo. A la comunicación política le añado la comunicación financiera para proseguir con la investigación eterna.

La Marca Madrid

Los seguratas que pasaban por allí se apuntaron a dar unas hostiejas.
Nos gobiernan fenomenal.

Interior estación Atocha 25S. Si, esa noche, se podía caer más bajo.

D.

¡Soy compañero y loca del coño!

Al menos se llevó unas hostiejas de sus «compañeros, coño»:

Ya lo cantaba Donald:

dengue chekendengue chekendengue
chekechekechekendengue chekendengue chekendengue
chekechekechekendengue chekendengue chekendengue
chekechekechekendengue chekendengue chekenden….

Compañeros(chekendengue chekendengue)
siempre fuimos compañeros(chekendengue chekendengue)
de alegrias y tristezas
en la escuela y en el bar

Compañeros(chekendengue chekendengue)
siempre fuimos compañeros(chekendengue chekendengue)
de momentos tan felices
que no puedo olvidar

Y si alguna vez nos enojamos
luego nos amigamos y todo se olvido
Y hoy vuelvo a recordaaar
tu carita tan alegre
cuando yo a ti dije
como tu no hay otra iguaaal

Compañeros(chekendengue chekendengue)
siempre fuimos compañeros(chekendengue chekendengue)
de alegrias y tristesas en la escuela y en el bar

Compañeros(chekendengue chekendengue)
siempre fuimos compañeros(chekendengue chekendengue)
de momentos tan felices que no puedo olvidar
Y si alguna vez nos enojamos luego nos amigamos y todo se olvido

Y hoy vuelvo a recordaaar tu carita tan alegre cuando yo a ti dije como tu no hay otra iguaaal

Compañeros(chekendengue chekendengue)
siempre fuimos compañeros(chekendengue chekendengue)
de alegrias y tristesas en la escuela y en el bar
Tomado de AlbumCancionYLetra.com
Compañeros(chekendengue chekendengue)
siempre fuimos compañeros(chekendengue chekendengue)
de momentos tan felices que no puedo olvidar

Periódicos vs hojas parroquiales

Qué gozada, leer lo que uno va a contar en clase de Opinión Pública.
Rafael Reig, desde fuera de la profesión, hace una encendida defensa del Periodismo (con mayúscula): el que nunca se rinde y que necesitamos más que nunca.
De paso arrea a todos los que, con sus hojas parroquiales (de izquierda o derecha) se han resignado «a no marcar la agenda, no elaborar
profesionalmente las noticias y no contar con opiniones informadas y
responsables». Ahí va entero, tostado de aquí. Un buen complemento a la política de código abierto del post anterior. Súmenlos y tienen mimbres para pensar la nueva comunicación política que está ya siendo.

Usted ya se ha rendido, amigo

No sé la diferencia de coste entre un periódico online y un blog
privado, basicamente ambos son meras páginas webs. Lo digo porque una
alternativa sería un grupo de gente comprometida que tuviese su trabajo
particular y colaborasen en el medio en su tiempo libre, por amor a la
causa. Basicamente aquí lo que se hace son comentar noticias que genera
la actualidad política nacional, es decir se leen otros periódicos se
ven los informativos y después se «refrien» añadiéndoles un punto de
vista; gasto en corresponsales y en teletipos cero patatero. Es sólo una
idea, dar opiniones no creo que genere demasiado gasto, yo os deseo lo
mejor pero pagar por leer opiniones no entra dentro de mis planes ni a
corto ni a largo plazo. Wiseass.

 

 
Lo que usted propone no es una alternativa, es una
hoja parroquial en internet. Aquí se trata en cambio de periodismo
profesional. Si un diario se limita a « comentar noticias que genera la actualidad política nacional«,
como usted cree, ya ha perdido la mitad de la batalla. La primera
responsabilidad de un periódico es lo que suele llamarse proponer la
agenda, en otras palabras, decidir qué es noticia. Usted parece creer
que «las noticias», unas noticias ideales elaboradas por el mismísimo
Platón, son las que son y cada mañana aparecen en el firmamento
clasificadas por orden de importancia, a nuestra disposición para que
hagamos comentarios. Si piensa así, usted ya se ha rendido de antemano,
renuncia a todo y sólo conserva, como premio de consolación, el derecho
al pataleo. ¿Quién decide qué es noticia y qué no? ¿Quién decide que
diez muertos en Nueva York van a la primera página y cien muertos en la
India sólo merecen una nota minúscula? ¿Quién decide que es noticia la
vida sexual de Chávez, «el casanova venezolano», como titulaba El País,
pero no la de la Infanta Elena, por ejemplo? ¿Quién decide que tienen
más importancia las deudas de los bancos que las deudas de las familias a
las que desahucian los bancos? Puede que usted se conforme con
«comentar» esas «noticias». Nosotros no, un periódico se hace
responsable de marcar la agenda y proponer qué es noticia cada día. Un
periódico no se resigna, sino que hace una enmienda a la totalidad. Las
noticias no las « genera la actualidad política nacional»
por sí sola, no son fenómenos meteorológicos ante los que sólo cabe
mirar al cielo, rezar para que escampe y «comentar» el tiempo que hace.
Es el periódico el que cada mañana construye y nos propone una visión de
la actualidad, el que selecciona lo que considera más importante, el
que le pone un marco y un contexto para darle sentido. Por poner un solo
ejemplo: en este periódico habrá leído usted estos días el excelente
análisis de Gonzalo Cortizo sobre los gastos del Congreso, ¿verdad? En
otros periódicos a menudo podrá leer en cambio estremecedoras exclusivas
sobre las raciones de gambas (¡y hasta langostinos!) que piden los
liberados sindicales, esos bribones que no paran de tomar aperitivos.
¿Sigue pensando que las noticias son algo que nos viene dado de forma
inocente y ante lo que hay que bajar la cabeza? Para mí esa es la
principal responsabilidad de un periódico: proponer otra visión de la
actualidad. Lo que usted nos dice es que nos rindamos y demos por buena
la elaboración de la actualidad que llevan a cabo las grandes agencias
de prensa, y que nos conformemos con hacer comentarios o « añadiéndoles un punto de vista»
(de los muchos que tenemos en el segundo cajón del armario). Que nos
sometamos y dejemos que mande quien manda, y que ellos decidan que en
África nunca pasa nada tan importante como en Bruselas, por ejemplo. En
ese caso, si usted ya se ha rendido, tiene razón: para ese viaje no
hacían falta alforjas. Para comentar las noticias que nos ofrece la
autoridad competente bastan los blogs y, por supuesto, eso es bastante
más barato. Para elaborar una agenda propia de noticias en cambio hace
falta un periódico. Y cuesta dinero, qué le vamos a hacer.

Un periódico, es decir, periodismo profesional. Como su propio nombre
indica, periodistas profesionales son lo contrario de lo que usted
quiere, ese « grupo de gente comprometida que tuviese su trabajo particular y colaborasen en el medio en su tiempo libre«.
Mucho me temo que el «trabajo particular» de los periodistas
profesionales es precisamente el periodismo, qué casualidad (lamento
recordarle algo tan obvio). Les lleva muchas horas al día, requiere una
dedicación plena y exige un largo aprendizaje y conocimientos
específicos. Se lo aseguro: a diferencia de la economía, por ejemplo,
que al parecer se puede aprender en un par de tardes, como demostró
Zapatero, el periodismo no es algo que cualquiera pueda hacer «en su
tiempo libre». Un periódico elaborado por aficionados que « colaborasen en el medio en su tiempo libre, por amor a la causa»
será conmovedor, vale, no lo dudo, pero dudo si yo lo leería. Como
tampoco iría a un hospital en el que me atendieran camareros,
funcionarias de Hacienda, algún médico y varios electricistas, entre
otros particulares que sólo pasan consulta en su tiempo libre, por amor a
la causa sanitaria. A los periodistas profesionales, como su propio
nombre indica, hay que pagarles. Entiendo que esto le resulte
desagradable. Pues imagínese a ellos, cuando comprueban a final de mes
lo que les pagan. Si no vivieramos en una sociedad capitalista, se
podrían arreglar las cosas de otra forma, pero tal y como estamos, y
dado que los periodistas también tienen que comprarles zapatos a sus
hijos, habrá que pagar su «trabajo particular», ¿no le parece? Quizá no:
si usted ya se ha rendido en el primer punto (marcar la agenda),
tampoco necesita periodistas profesionales, le basta con aficionados que
copien noticias de agencias. Le voy a proponer un ejercicio: compare el
tratamiento informativo de dos noticias parecidas, las consultas
populares en Cataluña ahora y en el País Vasco hace tiempo. ¿Se da
cuenta de la importancia que tiene el marco, el contexto, la elaboración
de la noticia, es decir, el trabajo particular de los periodistas
profesionales? Con respecto al «tiempo libre» de los periodistas
profesionales, en cambio, ni usted ni yo querríamos saber a qué lo
dedican, se lo aseguro (se oyen historias espeluznantes sobre sus
distracciones, en las que intervienen grandes cantidades de alcohol y
partes del cuerpo que no suelen mencionarse por escrito).

Todo lo anterior ya es opinión (marcar la agenda y elegir el
tratamiento informativo), pero ahora vamos al tercer punto de su
comentario: la opinión que se atreve a decir su nombre. Ahí me da donde
duele, porque resulta que mi «trabajo particular» es ofrecer opiniones o
ideas. Usted no cree que formarse una opinión « genere demasiado gasto«.
Pues depende, amigo Wiseass, depende. A mí me sale carísimo en tiempo y
en dinero, se lo garantizo. No le voy a contar mi vida, sólo le diré,
por ejemplo, que dedico un mínimo de tres horas diarias a leer (fines de
semana incluidos) y que me he preparado (gastando tiempo y dinero) para
poder leer en cinco idiomas. Y admito que mi fama de vago es merecida,
imagínese los que son más trabajadores que yo. Decía Descartes que el
sentido común era lo mejor repartido del universo: todo el mundo
considera que tiene suficiente. Algo parecido ocurre con las opiniones:
no hay quien no esté convencido de tener la suya propia. Sin embargo,
siento decirlo, hay un abismo entre una opinión informada y responsable y
un comentario en la barra de un bar. Comprendo que usted no quiera, « ni a corto ni a largo plazo«, « pagar por leer opiones«.
Por cierto, este periódico lo puede leer sin pagar, así que tampoco
entiendo bien de qué se queja. Como fuere, no pague usted por leer
opiniones, consígalas gratis, que las encontrará a patadas y de todos
los tamaños, algunas de segunda o tercera mano, pero todavía en buen
uso. Otra cosa es que yo no cobre por realizar mi trabajo, que es
opinar. Llámeme explotador, llámeme fascista, lllámeme atracador, pero
yo cobro, no faltaba más. Tomar la palabra en público es un acto de
violencia. El que se decide a hacerlo, tiene una responsabilidad. Mi
opinión, en público, debe ser razonada, informada y expuesta con
claridad, contundencia y, en lo posible, elegancia. Se me pueden exigir
responsabilidades, porque es mi «trabajo particular», a cambio del cual
recibo un (magro, muy magro) estipendio.  Seré torpe, pero a mí hacer mi
trabajo con responsabilidad me lleva una jornada laboral, y como
también tengo que comprarle este curso deportivas nuevas a mi hija,
confío en cobrar algo, aunque sea calderilla, si a usted no le parece
mal. En mi tiempo libre, opino como cualquiera, en la barra del bar,
pero ni cobro ni me hago responsable: de hecho en los bares soy conocido
por mis meteduras de pata, mis diatribas improvisadas y mis
catilinarias sin fundamento. A mi modo de ver, un periódico necesita
opiniones, pero debe exigir rigor, conocimiento y capacidad
argumentativa. Es en efecto muy desagradable, pero eso también hay que
pagarlo.
Hacer un periódico, aunque usted lo lea
gratis, es caro, se lo aseguro. Como decía Cervantes: ¿creerá vuestra
merced que es poco trabajo hinchar un perro? ¿Pensará el amigo Wiseass
que es poca cosa y muy barato hacer un periódico?

Si es por ahorrar, podemos rendirnos y resignarnos a no marcar la
agenda, no elaborar profesionalmente las noticias y no contar con
opiniones informadas y responsables.
 

Sería mucho más
barato, en eso le doy la razón. Pero no sería periodismo profesional,
sino la hojita parroquial de la izquierda en internet. 

Democracia de código abierto

Por si alguien no comprende aún qué modelo de Gobierno se está fraguando en las redes y en las calles.

Mar Abad escribiendo en Yorukobu a partir de la entrevista que me hizo en el Rototom este agosto:

El sistema democrático actual de este país está caducado. El miedo y
el deseo de conservar las posiciones de privilegio intentan construir
muros ante cualquier idea de cambio pero esta resistencia lo más que
puede conseguir es retrasar lo inevitable. Hay una elite de pensadores,
como Víctor Sampedro, que asegura que la nueva democracia nacerá
impulsada por la tecnología. Internet favorece la transparencia, el
código abierto, los commons… La Red está abriendo el mundo. Y cada vez
lo hará más por mucho que se blinde un congreso ante sus ciudadanos. No
solo son quejas. También hay propuestas: ciberdemocracia y
wikiconstitución.

El catedrático de opinión pública y comunicación política Víctor Sampedro considera que “un representante democrático es el que recibe propuestas, rinde cuentas, es revocable y da opciones”.
Esta es la aspiración. La realidad es distinta. “Los políticos actuales
toman a sus críticos como enemigos y representan intereses muy
reducidos. Tenemos que profundizar en la democracia”.

El responsable del grupo de investigación Ciberdemocracia dice que muchos grupos reivindicativos están pidiendo transparencia y participación. “Esto es lo que tiene que desarrollar el nuevo código democrático”, asegura.

El futuro sistema democrático se basará en muchas de las nuevas reglas del juego que está imponiendo la tecnología. “Neutralidad, código abierto y colaboración”, especifica Sampedro.

Neutralidad. “La democracia debe ser neutral.
Debería permitir la participación de las clases pasivas y activas. De
hombres y de mujeres. De todos por igual. La Red es todavía neutral
porque no distingue entre una persona u otra. Solo distingue entre 0 y
1. No distingue a quien nos mira, a los que trackean (seguir la
navegación de un usuario), los que nos piden que admitamos cláusulas de
contratos que no leemos… Internet será neutral mientras el acceso sea
igual para todos”, explica el investigador.

Ahí está el peligro. La neutralidad está en juego. El catedrático
habló de un escenario cercano en el que internet podría ir a dos
velocidades. Una premium y otra básica. Eso ataca frontalmente el
espíritu libre y democrático de la Red. Además, advirtió sobre la idea
de algunos buscadores de vetar contenidos sin copyright y primar los
corporativos.

Código abierto. “Esto implica que la democracia que
tenemos que construir nunca debería excluirnos de su construcción. Tiene
que ser una democracia hecha por sus ciudadanos”, apunta el
catedrático. Igual que los programadores diseñan el nuevo marco
tecnológico.

“Todos tenemos derecho a reproducir el código democrático. Podemos
exigir que se publiquen las cuentas y los datos. El código de la
democracia tiene que ser copiable y reproducible”, indica en referencia a
la necesidad cada vez más obvia de leyes de transparencia
que permitan realmente al ciudadano conocer qué están haciendo las
administraciones y acceder a la información de esos documentos de manera
sencilla.

Una de las principales quejas en la actualidad se refiere a los
formatos cerrados en los que se da la información. Un pdf, por ejemplo,
dificulta copiar y pegar los datos para utilizarlos. Las herramientas
abiertas permiten trabajar con el contenido más fácilmente.

Colaboración o espíritu wiki. “La escribimos y la mejoramos entre todos”, enfatiza. “Islandia ya lo ha hecho. Hay muchos ejemplos. También se hizo en Puerto Alegre y en iniciativas de gestión del bien común”.

Islandia decidió recurrir a la inteligencia colectiva para redactar su nueva constitución.
Sampedro, que asistió a parte del proceso como observador e
investigador, dice que los islandeses aprendieron de sus errores y “hoy
piden tres cosas”. “Uno. Auditorías políticas y económicas.
Hay una fiscalía especial que exige responsabilidades a las personas
que gestionaban el país cuando se produjo el colapso financiero en
2008”, explica. “Dos. Todas las generaciones tienen el derecho a reescribir el contrato social.
Pueden escribir una nueva constitución. Esta vez se hace de forma
colaborativa. Está abierto a toda la sociedad. La constitución ahora
está refrendada por el pueblo sin pasar por el parlamento. Es
directamente un referéndum social porque el parlamento es parte de lo
que hay que reformar”. “Tres. Han decidido hacer un cambio de modelo de
desarrollo. Compraron la idea de ser un paraíso fiscal (lo llamaban
capitalismo vikingo) y lo han cambiado por convertirse en baluarte del periodismo de investigación porque garantiza una mayor democracia.
Es otro modelo de crecimiento sostenible. Han reemplazado su decisión
de ser el país con el capitalismo más salvaje para ser el aladid de la
transparencia y el periodismo de investigación”.

Este modelo tiene críticos. Sí. Los que dicen que “la fórmula
funciona porque solo son 300.000 habitantes. Muy bien. Entonces que haga
una wikiconstitución cada ayuntamiento”.

Islandia se ha convertido en un referente y hoy cada vez más grupos
piden wikiconstituciones para distintos lugares. Una de las más
recientes, Constitucionabierta.com.

Imagen de Opensourceway reproducida bajo licencia CC.

Hemos triunfao

Así nos debiéramos cuidar todos.
¡Esto sí es márqueting social!

Otro texto de agradecimiento, por lo de ayer. Recién publicado en Público. Continuación del de ayer. Ahí va. Escrito entre clase y clase.

HEMOS TRIUNFADO


Eso exclama mi amiga Tina con frecuencia, después de lanzarnos a hacer algo. No sabe la acogida que tendrá ese nuevo proyecto, apenas iniciado. Resulta tan nuevo que siempre parece una locura. Por eso, solo por haberlo intentado, por demostrar que era posible, Tina exclama: «hemos triunfao». Te lo dice porque te propone hacer cosas como si no tuviésemos nada que perder. Te lleva a una hermosa situación, aquella en la que una derrota digna se convierte en un verdadero triunfo: de los que nunca, jamás, te pueden, te podrán arrebatar. Y, como Tina es ante todo generosidad, lo que te proponía era un don, un regalo: sin derechos de autor, apenas firma.

Lo mismo le dijo mi hijo de cinco años al único profesor de su escuela que se mantuvo en huelga indefinida durante siete días. Es cierto que aleccionado por la breve chapa (juro que no fueron más de tres frases) que le dimos otro padre y yo. Debió de meterles el mismo rollo a sus compas en cuanto entró en clase. Les escuchó su profesora, los reunió y llamó a Rafa. Los niños le dijeron: «gracias por defender nuestra escuela».


A todos los empujados, apaleados y pisoteados ayer: gracias. Gracias porque cada una de esas agresiones es una grieta más del búnker en que el Gobierno convirtió al Parlamento. La derrota se transformó en triunfo. El Gobierno no dimitió, pero mostró su verdadera cara: la del Alien. La bestia que, dice Isaac Rosa, habita ya las instituciones. Y que, añado, debemos combatir sin que penetre en nosotros, sin que le ayudemos a reproducirse.

Ayer ese monstruo le partió la columna vertebral a uno de los nuestros e hirió a muchos más. Lo hizo porque estaba votando con su cuerpo. Así se manifiesta el Pueblo. Así nos auto-determinamos, minuto a minuto, quienes no tenemos partidos ni figuramos en los Consejos de Administración. Arrimamos nuestros hombros y ponemos el cuerpo: lo desplazamos o lo asentamos para mover el mundo. La posible tetraplejia de nuestro compañero es la derrota de una democracia que nos quiere paralizar. Su supervivencia, creen sus gestores, reside en convertir a sus ciudadanos en paralíticos.

En realidad, el 25S puede haber quebrado la espina dorsal del Régimen que padecemos: una democracia que recela de la participación ciudadana y que la reprime cuando no la puede controlar. La ruptura que tantos deseamos, para que sea cierta, debe materializarse en las instituciones. Los partidos, sindicatos, centros de trabajo, colegios profesionales… deben exigir la dimisión de quien alardea de la situación que ella misma generó. Según sus palabras había una ratio de cinco manifestantes por cada policía. Miente o es una incompetente. Les hemos inhabilitado. Sólo la purga institucional (en el seno de su partido, en el Congreso, en los tribunales… en los medios: no más entrevistas a una fuente embustera y/o inútil ) podrá hacer esa limpieza.


Porque entérense bien. Las decenas de miles de personas reunidas ayer en Madrid siguen erguidas. No sueñan con guillotinas ni con tribunales del Pueblo y pelotones de ajusticiamiento. Como Rafa, como mi hijo y sus compas, ya saben quién es el Alien. No vivirán de rodillas frente a él. Ni dejarán que se les meta dentro. Ahí ya hay otra cosa y crece sin cesar: digna indignación. Y esta no se dobla, no se doblega fácil.

El 25S ha triunfado

El 25S ha triunfado

Apenas
nadie parece haberse dado cuenta. Esperan a poder contabilizar manifestantes.
Unos para relatar la épica de la desobediencia civil y otros para alabar como
éxito el amedrentamiento y la represión que se vienen aplicando. Ojalá seamos,
muchos, muchísimas en las calles. Pero me temo   nidad, ﷽
terrorismo…)téril: o mocatorianas is, nadie mejor que ella y gente de su
partido, para apartarlos.que nunca bastaremos.
Unos
dirán que éramos decenas de miles y otros que, apenas unos centenares. Los
primeros cantarán victoria por los «desbordamientos» de la multitud y
los segundos por la siempre ejemplar contención de la policía.
Me
temo que nadie agradecerá a la plataforma En Pié y a la Coordinadora del 25S
sus enormes logros. Los han conseguido y brindado a toda la sociedad, como
corresponde a un movimiento social en toda regla. Señalo siete y me quedo
corto.
(1)
Gracias por desmarcarse de las operaciones fascistas que ya clamaron ante
el Parlamento sin capacidad de convocatoria alguna. Tanto éxito ha tenido el
desmarcaje del golpismo, que Cristina Cifuentes, Delegada del Gobierno en
Madrid, alude a la presencia de nazis infiltrados. Con su ayuda estaremos más
seguros. Nadie mejor que ella y gente de su partido para revelar la identidad
de los ultras y apartarlos preventivamente de nuestro recorrido. Lo hacen con
los hinchas. ¿Podrían hacerlo en nuestras próximas convocatorias? ¿Y
legalizarlas aunque no lo hayamos solicitado, como con el 25S?
(2)
Gracias, porque lo anterior ha arrebatado a la (extrema)derecha el monopolio de
la crítica frontal al Régimen de la Transición. El turnismo pactado entre el PP
y el PSOE o el fruto de sus mayorías absolutas son criticados ahora como rasgos
antidemocráticos. Como solución se pide más democracia. Se impugna el desmantelamiento
del muy precario Estado de Bienestar y la precarización de la fuerza de trabajo
que comparten ambos partidos. Y se critican los giros pendulares que impiden
la continuidad de políticas centrales para una sociedad (sanidad, educación,
organización del estado…). Por mucho que lo sigan intentando, Tejero nunca
más servirá de mordaza para ahogar las críticas estructurales del Régimen que
padecemos.
(3)
Gracias por exigir la dimisión de un Gobierno que ha incumplido todo su
programa electoral. La rendición de cuentas y el cambio noviolento de los
gobiernos falaces son dos rasgos esenciales de los cargos
democráticos. El tercero, la receptividad a la ciudadanía, habrá que exigírsela
y ganársela a los siguientes gobiernos. Llevan año y medio acosando
como antisistema a un 15M que recaba las simpatías de siete de cada diez
votantes. Pero a partir del 25S saben que podrían caer con la resistencia y la
desobediencia noviolentas de la población a la que han traicionado.
(4)
Gracias también por exigir un nuevo contrato social y normalizar la demanda de
un proyecto constituyente que renueve esta democracia. Por primera vez en
nuestra historia la Constitución muestra sus costuras y esta vez las hacen
saltar los demócratas y no los fascistas. Es la ciudadanía la que quiere
participar, con nuevas reglas de juego. La única reforma de la Constitución ha
sido unilateral y puntualmente adoptada por el bloque político gobernante: para anteponer las cuentas del Estado al bienestar, las finanzas a los derechos sociales. Por
eso, el 25S hará llegar sus demandas como peticiones al Congreso.
Escojan
el formato para enviarles sus peticiones a sus señorías. Pueden
cambiar el disco de esta democracia (se propone lanzar discos voladores) y/o
presentar un escrito a favor de un Parlamento 4.0: siempre complementario y
simbólico, reflejando lo que votaría la población en caso de contar con una
ley electoral proporcional. Solo como referencia, para evidenciar su distancia
y encastillamiento. Si no les atienden, habrá sido la Administración la que incumpla con la constitución. Habrá quedado claro, otra
vez, que después de votar la ciudadanía no puede pedir nada, menos aún exigir.
(5)
Gracias, una vez más, por haber abierto la convocatoria y haber reformulado los lemas y la
estrategia para hacerlos más inclusivos. De «tomar» el Congreso se
pasó a «ocuparlo» y de ahí a «rodearlo» y, por fin, a
«rescatarlo». Ni hacerse con el poder, ni ocuparlo temporalmente, ni
someterlo siquiera a un ultimátum. «Rescatarlos»: a ellos, a los
parlamentarios que ocupan sus escaños presos de la disciplina de partido y de
los Consejos de Administración. El proceso constituyente se ha iniciado en
forma de «cumbres sociales» de sindicatos, «congresos» de partidos o surgimiento de plataformas,
posibles embriones de Siryza en los próximos comicios autonómicos. Representantes de
partidos y sedes parlamentarias acudirán a las concentraciones. Jueces por la
Democracia, semillero de ministros y hasta de una vicepresidenta, ha salido en
favor de los manifestantes. Hacen faltan más auto-inculpaciones y más equipos
jurídicos de partidos y sindicatos, en reciprocidad con el apoyo que
han recibido del 15M, para que la democracia viral pase de la calle a las
instituciones
(6)
Gracias porque el diálogo y la movilización con base digital han abierto el
código democrático otra vez. El anonimato inicial de la convocatoria, por miedo
a la represión, y los recelos que despertaba se han superado poniéndole mil
voces y presentando otras tantas caras. Así ha resultado más plural e
incluyente. El centralismo se ha eliminado multiplicando las sedes políticas a
«rescatar», al sumar parlamentos autonómicos y ayuntamientos. La
retórica ha pasado de una «batalla final» a iniciar un proceso de
cambio estructural. No por imparable será rápido. Les tomó muchos años
arrebatarnos la democracia. Nos llevará también muchos recuperarla y
reinventarla.
Pero
no se preocupen hace tiempo que estamos en ello. Nunca Máis demostró que había
que limpiar más despachos que playas. El 13M que la España de 2004 ya no era la de 1981
y que la gente esta vez salía a parar el golpismo mediático que quiso dar Aznar. V de Vivienda denunció la buburja que hoy nos asfixia. El 15M recuperó e innovó
todas esas experiencias, las aliñó con más tecnopolítica digital y echó raíces en el tejido social contra los ajustes.
(7)
Gracias, en fin, por no haber amenazado al 15M arrogándose su nombre. Se han evitado
rupturas y escisiones que el bloque de poder explotaría a su favor. El 15S y el
25S, sumados, podrían perfilarse como dimensiones distintas de un mismo
artefacto político-social novedoso e innovador. El 25S ha sacado al 15M de las
«atmósferas» y los «climas» que lo entendían como «contra-hegemonía»
(un cambio cultural y ético, no tanto de poder
político-económico, para que se entienda). El movimiento de consenso, expresivo
y de largo aliento, se completa con el de protesta que logra impactar el curso político. Ante la
agresión y la represión de las políticas públicas actuales no
bastan la auto-exaltación exhibicionista ni la parodia autocomplaciente. Esto
último parece ser lo único que aprendieron los sindicatos mayoritarios con su
convocatoria del 15S. ¿Quién se acuerda de que exigían un referéndum? A lo mejor
pueden improvisar un Bloque Crítico en las siguientes (auto)convocatorias ciudadanas. Por coherencia y por
reciprocidad al apoyo recibido, digo.
Ojalá
seamos muchos, muchísimas quienes acompañemos el 25S. Conste que cualquiera que
sea nuestro número, acudiremos porque hemos recuperado la protesta pacífica
como derecho cívico que se ejerce y que obtiene reconocimiento (no permiso)
administrativo. Porque la crítica a la Transici, para que se entienda) Ttienefestarse, al reconocimiento automna
solicitud oficial?ha salido en favor de los manifestantes… són y a la
Constitución ya no hacen el juego a la derecha; al contrario, denuncia su uso patrimonialista,
casi guerracivilista, del patriotismo constitucional. Porque la reforma constitucional
ya no se limitará a procesos federalizantes (la escapada electoral de las elites
regionales y la coartada socialdemócrata). El nuevo contrato social deberá recoger la voz de los dos tercios de ciudadanos actuales que no pudieron votar el texto de 1978. Y porque, aunque no
se les reconozca cuando cuajen, de todo esto y para entonces habrá nacido una nueva institucionalidad y contaremos con más
espacios de auto-organización y autonomía ciudadanas.

25S: la monja, el Alien, el Tao.. la cibermultitud

Vigorizantes y desinhibidores. Imprescindibles para acudir mañana, desayunados con las mieles y los pólenes recogidos en esta colmena, vía los colegas de nuestro FB.

* Dedicamos el primer video, una convocatoria en toda regla a nuestros lectores de comunión diaria, a quienes se sienten herederos de la Teología de la Liberación, a los miembros de las comunidades de cristianos de base y a todos los laicos que saben oír lo que dice una mujer de hábitos (democráticos). La llamada a la desobediencia civil de la Madre Teresa del 25S.

* A quien no soporte arengas políticas, ni siquiera de una monja, de una mujer sensata, revisiten Alien con Isacc Rosa: el monstruo ya está dentro, por eso hay que rescatar el Parlamento. Pobrecicos, se les ha metido la Cosa dentro.

* El relato de los hechos desnudos, el más completo hasta el momento. Ni fascistas, ni golpistas. El 25S contado por un periodista que parece haber entendido su trabajo: mantener un diálogo constante con los actores sociales, considerarlos como actores políticos e informativos de pleno derecho. Aquí hay datos, fechas, declaraciones de los protagonistas, nombres y apellidos, citas a las actas, hemeroteca, legislación aplicable… Léetelo antes de pasar mañana al otro lado del espejo: allí donde descubrirás tu verdadera cara como sujeto político.

* Contra la visión bélica de lo de mañana y los compañeros de viaje batallitas que nos iremos encontrando. Vamos a jugar con las leyes del Tao: «someter al enemigo sin luchar es la suprema excelencia. De este modo, lo que es de máxima importancia en la guerra es atacar la estrategia del enemigo». Be water, our friend (Juan Domingo Sánchez). Más aquí.


* Y dos propuestas que recuperan la iniciativa inscribiendo su estrategia en el Derecho de Petición.
 Si no nos dejan ejercerla, otra patada a la Constitución que nos darán.

– Discos voladores: «La democracia española es un disco rayado. Lo hemos escuchado mil
veces, la cara A y la cara B son la misma. No queremos escucharlo más.
«Si tú tampoco quieres, apúntate el 25 de septiembre al Discongreso. Vamos a cambiar de disco.

Se trata de una intervención muy fácil de realizar, tan sólo tienes que seguir estas instrucciones….
Democracia 4.0

* Los recursos tecnopolíticos de la cibermultitud en todo su esplendor y tu ayuda para hacerla brillar:
– Acude a la asamblea de universitarios que convocan desde la UAM: a partir de las
– Nace #Voces25S como proyecto ‘en beta’ de un canal de comunicación pensado
para las multitudes conectadas entorno a esta iniciativa de
desobediencia civil pacífica.
– Deja tu wifi libre si vives cerca de los escenarios de mañana.

* Y un ejemplo de «respuesta de rechazo contundente de las fuerzas democráticas de este país» a la actuación previa de «las autoridades». Gracias a Tania Sánchez Melero por habernos leído en el post anterior… no se descarta que otros parlamentarios salgan del Congreso para unirse a la concentración.

* Si te has quedado con ganas, Cifuentes no te las puede quitar. Aquí más textos de la BiblioSol que cerró con el CSOA Casablanca; una vez sin respeto alguno a la ley. Recordémosle mañana de qué lado está, la ley, quiero decir.

25S: ¿cuando el 15M dejó de ser divertido?

Dos respuestas.
La desencantada, escéptica o cínica que identifica la dimensión simbólica del 15M como mera estrategia mediática de «rebeldes burgueses» que, en realidad, son «capitalistas innovadores».

«La toma del Congreso se presenta a sí misma como una
toma «simbólica». Es decir, no se trata de tomar el Congreso como harían
los revolucionarios de verdad sino de salir en los medios escenificando
un acto que no va a llegar a producirse.» Lo sostiene el autor de La revolución divertida, Ramón González Férriz (Debate, 2012). El 15M visto como epígono de «los movimientos de los sesenta que convirtieron palabras como
«rebeldía» y «revolución» en gadgets capitalistas, en perfectos reclamos
de marketing.»

Y, por otra parte, la propuesta de los hackers jurídicos del 15M/25S: «Hablamos de rodear/ocupar/liberar/tomar el Congreso, en
sentido más o menos figurado, pero puede hacerse literal, utilizando,
además, la propia burocracia administrativa. Verán…Existe una iniciativa
de base jurídica, cada vez más conocida, consistente en demandar,
utilizando el Derecho Fundamental de Petición (art. 29 CE), el voto
telemático (vía internet) en el Congreso de los Diputados o cualquier
cámara legislativa: Democracia 4.0

La iniciativa consiste en presentar miles de peticiones al Congreso: «Tal y como están configuradas las leyes, una petición masiva,
multitudinaria, puede producir los mismos efectos que se persiguen con
la convocatoria del #25S
, llamar poderosamente la atención de los medios y, al mismo tiempo, cumplir escrupulosamente las normas.»

Una interesante vuelta de tuerca: de ocupar a hackear el Congreso, uniendo la movilización en las calles a la reinvindicación de una democracia digital, con una representación ciudadana en un Congreso «virtual».

Senti2comunes son abogados hackers que van en serio. Su lema: «Derecho/Filosofía/Economía/Tecnopolítica/Análisis y humor, siempre con humor».