Fútbol y la calle es suya

Está claro el circo que prefiere el actual gobierno. Y de panes nada… apalear a los estudiantes y escolta policial para los fascistas. Video que compara la actuación de la policía: Estudiantes valencianos Vs hinchas del Lazio. Una deconstrucción en toda regla de la comunicación política que emiten las teles, por el maestro Javier Rada. No os perdáis el documental que hizo con Tarik, Arrash.

Te espían en tu móvil

Consecuencia no deseada (¿?) de Wikileaks, inmersa en liberar los Global Intelligence Files. Por cierto, una filtración de Anonymous.
Ha forzada al mismo Murdoch a seguir su línea de investigación, sin filtrarle nada.
The Sunday Times revela la instalación de aplicaciones en tu móvil para que ciertas compañías se puedan hacer con tu libreta de contactos, tus llamadas, tus SMS… y sacar fotos de dónde andas. Por si no os habíais leído lo que firmáis… Lo recoge el Bureau of Investigative Reporting del original de TST.
Ahí van algunos párrafos:
«If you are one of the 250,000 people who use the ‘My Fitness Pal’ diet tracker app on your Android smartphone, you might be surprised to learn that the company behind this app has access to your contact book, who you are calling and perhaps most alarmingly ‘may take photographs or videos at any time’.

«An investigation by The Sunday Times has revealed how even the most innocuous of smartphone apps could be being used to spy on users.The investigation, which explore the terms and conditions of 50 android phone apps, revealed a surprising range of mobile data that companies who operate certain apps have access to – including the ability to read text messages, view your internet browsing history and even intercept your calls

«Companies including Facebook, Flickr, Yahoo! Messenger and Badoo all obtain authorization to read user SMS texts following download of their company app and agreement to its permissions.
«Facebook told The Sunday Times that its app, downloaded by more than 100 million Android smartphone users worldwide, had been using the facility to read user text messages ‘as part of research into a potential new service’.

Assange lee Público

«La gran escapada» Juntos, activistas y medios. Haciendo frente a los bloqueos que sufren ambos, invitándonos a seguirles. El futuro sigue haciéndose presente. Este lunes nace el nuevo Público, a lo grande; en comandita Wikileaks y lo más granado de la prensa mundial.

Wikileaks obtiene millones de mails de la verdadera ‘CIA en la sombra’

La organización de Julian Assange desvela los correos electrónicos de la compañía de espionaje privada Stratfor, cuyos clientes incluyen a servicios secretos, múltiples ministerios de Defensa y de Exteriores, embajadas, incluida la de España, y grandes multinacionales de todo el planeta.

Público: cierre y alternativas

Practicad galego, en Praza desde la periferia cuentan más que los de MAD.

Declaraciones  a Praza.; uno se va de os kiosokos, el otro  abre allí agendas a mordiscos.

Dicen que en El País cantan por los pasillos.

Público pecha a súa edición en papel. Cales son as alternativas?

Despois de catro anos e medio, Público pechará esta fin de semana a súa edición en papel. Mediapubli, a empresa editora, non foi quen de reunir os nove millóns de euros que necesitaba para manter a edición impresa diaria, aínda que vén de indicar que o xornal si continuará na rede, onde conta con 5,5 millóns de usuarios únicos mensuais. Porén, a web non figura no plano de viabilidade, polo que se especula con que o seu mantemento buscaría, principalmente, favorecer a venda da cabeceira. 
A web non figura no plano de viabilidade, polo que se especula con que o seu mantemento buscaría, principalmente, favorecer a venda da cabeceira.
Actualmente, e despois das preto de 35 baixas que se rexistraron nos últimos meses, Públicoconta con ao redor de 110 xornalistas, aínda que se descoñece cantos continuarán nesta edición dixital. Os traballadores veñen de decidir en asemblea que o xornal xa non sairá este sábado. Si, continuará editándose, de momento, La Voz de Asturias, do mesmo grupo, que dispón de máis tempo para atopar investidores.
Mediapubli contactou con case todas as entidades financeiras, pero só acadou un empréstito do Banco Santander
Mediapubli presentou concurso de acreedores o pasado 3 de xaneiro, despois de que xa en setembro se iniciara un ERE consistente nunha trintena de baixas incentivas e unha rebaixa salarial. A empresa xustificouno pola «intensificación da crise publicitaria, a profunda transformación que está sufrindo o sector da prensa escrita e as dificultades para acceder a novo financiamento». A empresa parece que ficou moi lonxe de acadar os nove millóns necesarios, ao non acudir ao chamamento ningún investidor de peso, e ao non contar apenas coa apoio das entidadade financeiras, a pesar de que se contactou con todas elas. De todas, só o Banco Santander aceptou apoiar a Público cun empréstito de tres millóns de euros.
«A economía non dixital da información está fóra do alcance de sectores que non conten co apoio dos poderes bancarios»
Como indica Víctor Sampedro, catedrático de Opinión Pública e activista social, «a economía non dixital da información está fóra do alcance de sectores que non conten co apoio dos poderes bancarios. A situación de Público, a crise publicitaria, é exactamente a mesma pola que atravesan todos os xornais do Estado. Case todas as cabeceiras do Estado pasaron ou van pasar por EREs e suspensión de pagamentos. O que sucedeu foi que aos voceiros dunha opinión pública moitos máis acorde co establishment, séguenselles dando apoios publicitarios, institucionais e corporativos e facilidades de refinanciamento das súas débedas».

O futuro de Público

O futuro pasa pola edición dixital, unha das cinco máis lidas do Estado, pero que até o de agora se construía en boa medida coas achegas da redacción do xornal impreso. Fontes da redacción, consultadas por Praza, desconfían desta solución até coñecer o número de xornalistas que continuarían no cadro de persoal, e polas dúbidas que xera a actual ausencia de publicidade na páxina. Ademais, a web non figura no plano de viabilidade, polo que se especula con que o seu mantemento buscaría, principalmente, favorecer a venda da cabeceira.
Entre os traballadores había unha sensación incómoda de falta de información
Séguese barallando a solución, apuntada nalgún momento, de converter Público nun semanario ou nun xornal editado unicamente na fin de semana vaia ir adiante, pero debería aparecer un investidor urxentemente e resulta dubidoso que os investidores que non quixeron achegar cartos para financiar un diario o fagan para apoiar un semanario.

 

Os traballadores e traballadoras

Os traballadores levaban meses de traballo en condicións precarias xeradas tanto pola propia incerteza do seu futuro, coma pola multiplicación de tarefas cunha redacción cada vez menor, coma polos atrasos nos pagamentos, que chegaron a ser de dous meses (aínda que finalmente a nómina de xaneiro foi abonada e a de decembro foino en parte). Había, ademais, unha sensación incómoda de falta de información, á que se suma agora a constatación de que os traballadores que continuaron no xornal son os grandes prexudicados, fronte aos que decidiron acollerse ás baixas incentivadas.

As alternativas para o xornalismo libre e de calidade

Nos últimos meses vimos asistindo en Galicia ao peche daquelas iniciativas máis afastadas do establishment e dos círculos de poder empresarial e institucional, e tamén no consunto do Estado, a pesar de que a crise económica e publicitaria afecta a todas as cabeceiras, é o xornal Público o que pecha, a pesar de contar con cifras de difusión moi elevadas e crecentes. En opinión de Víctor Sampedro, «a alternativa ten que vir por medios apoiados por unha economía non lucrativa, de autosostenibilidade, e mesmo que dea perdas. De aí a importancia de contar con colectivos e entidades que non sexan empresas nin a administración públicas, hoxe xa cunha dimensión grande, estou pensando nas ONGs, nas fundacións culturais, nas fundacións de promoción da transparencia. Estes actores téñense que involucrar asumindo as perdas que loxicamente vai ter un xornalismo rigoroso e comprometido».
«Ten que haber unha implicación activa dos públicos. Non podemos confundir libre con gratuíto»
Sampedro engade: «Os custes de facer información son moi elevados e alguén quen ten pagalos, pensando que son procomún, pois é de circulación libre. Hai que recuperar iso, o mecenado, o mesmo que os editores de prensa foron mecenas, querían cambiar a sociedade, procurando beneficios colectivos».
Tamén é fundamental, para Sampedro, a implicación do público lector: «Ten que haber unha implicación activa dos públicos. Non podemos confundir libre con gratuíto, esta é unha idea que hai que desterrar, porque precisamente son os grandes actores económicos os que poden manter unha oferta superflua, a xenito de catálogo electoral e de produtos. A prensa hoxe non se sostén só con publicidade. A implicación dos públicos ten que ser tamén económica, temos que pagar por aquilo que queremos ver, escoitar e ler. Iso implica remover as estruturas de xestión empresarial, dando protagonismo a un corpo de colaboradores, de difusores de contidos, e de apoiantes económicos».

Hackear el periodismo (I)

Lectura para el finde.
Foto de Manning para contrarrestar las del marica, desequilibrado y traidor.

Comienzo un experimento para poner a prueba esta colmena. Primeras páginas de un panfleto a publicar este año. Seguiré difundiéndolo si hacéis comentarios. El juicio a Manning ha arrancado; con él este intento de hacerle justicia desde aquí.

Insisto, lo continuaré colgando en la medida que me digáis qué os parece. Va en versión beta y lo seguiréis leyendo si conseguimos mejorarlo entre todos. Cada entrega, una pregunta. La de esta esta semana es: ¿quién sabe de listados, gráficos o datos de los gobiernos y cargos públicos que han dimitido o sido cesados tras las filtraciones de Wikileaks? 


Ahí va, en honor del insumiso Manning y de su ex-dragqueen.

Capítulo 1
Sobre héroes, tumbas y el bosque.
Y en esto, en el verano de 2010,
apareció Wikileaks. A ponernos en nuestro sitio señalando que habíamos caído bastante
bajo: varios metros bajo suelo. De seguir así los profesionales y docentes del
periodismo éramos cadáveres. O peor, zombies que en las redacciones y las facultades
de Comunicación sobrellevaban una vida aferrada al pasado. Fuera de la tumba
encontrábamos un presente apocalíptico, con medios cerrados, despidos y licenciados
con menos perspectivas de trabajo que los de Lenguas Clásicas. Wikileaks acentuaba
nuestras miserias, señalando de forma palmaria la urgente necesidad de repensar
el periodismo en el siglo XXI. Una tarea más necesaria que nunca.
La crisis de los medios no responde
a un problema de demanda – nunca se ha consumido ni difundido tanta información
– sino de oferta. Cuando se trata de información de pago ya no nos interesa. La
industria informativa tan sólo quiere captar nuestra atención: aumentar la
cuota de audiencia. Por tanto, necesitan que sigamos sentados. Y por ello promueven
nuestro papel de espectadores, que abandonan las pantallas solo para consumir
estilos de vida y promesas electorales: marcas y siglas. Para que sigamos
atentos, nos ofrecen sin cesar noticias contaminadas de espectáculo y
persuasión. Nos entretienen y nos convencen de que vivimos en el mejor de los
mundos. Así, en lugar de nutrir el debate público lo intoxican hasta asfixiarlo.
La saturación de mensajes a los que estamos expuestos nos impide discriminar lo
relevante y funciona como la censura más difícil de denunciar.
Pareciera que nadamos en la
abundancia. Pero en realidad no damos abasto y carecemos de lo más necesario:
periodismo. Los asuntos de máxima difusión coinciden demasiadas veces con lo
más adulterado y trivial. Debiera hacernos pensar qué modelo ha caducado cuando
la denuncia de la podredumbre del sensacionalista News of the World de Murdoch coincide con el reto al periodismo “de
referencia” que impulsó Wikileaks. Necesitamos que nos criben la avalancha diaria
de noticias, obviando lo banal y denunciando el engaño. Requerimos profesionales
con identidad propia, que se distingan de los que elaboran propaganda política y
publicidad corporativa. Demandamos redactores y guionistas de noticias con
datos incontestables, argumentos lógicos y veraces. Profesionales que sepan
organizar, alimentar y a la vez nutrirse del debate social que desplegamos en nuestros
medios y redes digitales. Trabajadores que, en suma, dotados de nuevas
herramientas y destrezas, los pongan (se pongan) al servicio de nuestros
intereses, reconociéndonos como actores comunicativos de pleno derecho.
Una redefinición del periodismo
como servicio público ha de ser alumbrada tras el aldabonazo con el que los
hackers de Wikileaks se abrieron las puertas de los más prestigiosos periódicos
del mundo. No existe un precedente de activistas que hayan influido en la
agenda informativa con un alcance mundial. Impulsan un periodismo cuyo principio
y final es el público al que se dirige. En este esquema el periodista ya no es
representante sino interlocutor y plataforma de visibilidad. ¿De quién? Como siempre
ha ocurrido en tiempos de cambio cultural, el periodismo debe entenderse como
la iniciativa de la sociedad civil más comprometida en la búsqueda de nuevos
horizontes. Andamos a la búsqueda de una profesión, que no dicta, sino que nos
ayuda, primero, a expresar y reconocer nuestros intereses individuales;
después, a conciliarlos y presentarlos en colectivo.
Las cibermultitudes que a partir
de la primavera árabe hicieron el trabajo propio de los periodistas. En sus
términos, el 99% de la población demanda que el 1% que le gobierna sea más transparente
e impulsan un conocimiento colectivo sin censura previa de participantes,
contenidos ni formatos. Pero la ciudadanía necesita medios que le confieran visibilidad
pública. Es el único recurso, de quien no tiene otro, para que le atiendan fuera
de campaña electoral. Por otra parte, la viabilidad empresarial del periodismo solo
será posible si coopera con los grupos más activos en la Red.
En realidad, no se propone una reflexión
sobre héroes ni tumbas. Poco ayuda pensar futuros de la mano de líderes
carismáticos o con letanías nostálgicas. Estamos en tiempos de crisis y, por
tanto, de tránsito. Ante la creciente opacidad del 1% y su ansia de privatizar
lo que debiera ser patrimonio común de todos (el saber que nos permite se
dueños de los proyectos colectivos que decidimos) necesitamos metáforas como la
del sol y el bosque comunal. Nuestra propuesta insiste en la necesaria luz, en
la métafora del sol como fuente de higiene democrática. Y ve en Wikileaks a un
árbol aún desconocido, que anuncia un bosque de información que hemos de
cultivar entre todas y todos.
Hackers y ciudadanos digitales
El periodismo, tal como lo conocíamos
en el s. XX, había sido hackeado. Un marine de 22 años, Bradley Manning, acusado
de filtrar los documentos sobre Afganistán e Irak a la organización liderada
por Julian Assange, destapó las vergüenzas de los señores de la guerra y,
después, de sus diplomáticos. Los mismos medios que, en gran medida, avalaron el
Nuevo Orden Mundial surgido tras el 11-S denunciaban ahora las patrañas bélicas,
las torturas normalizadas y las presiones de las embajadas estadounidenses ajenas
a los tratados internacionales. Unos activistas de la transparencia y el
conocimiento abierto aplicaban que “La luz del sol es el mejor desinfectante”. Una
receta médica ancestral y una frase clave en la historia de la libertad de
expresión[1]. La gangrena del neo-imperialismo
era la enfermedad a combatir. La luz solar, aparte de la asepsia, debiera
servir para que quienes practican o estudiamos el periodismo nos planteemos cómo
alcanzar una nueva alianza entre esos dos sustantivos que van unidos o no van a
ninguna parte: ciudadanía y periodismo.
Wikileaks plantó una semilla en
la tierra baldía en la que nos descomponíamos. En la semilla ya está el árbol, dijo
Gandhi. Se trata de un descomunal espécimen, ignoto y apenas florecido. Pero
dará frutos a quien sienta hambre; es decir, a quien opine que, en determinadas
ocasiones, participar en el debate público no es una prerrogativa sino una
obligación. Una obligación que no puede imponerse y que por eso, ante todo, reviste
un carácter moral. En las llamadas “sociedades de la Información” tenemos
acceso cotidiano a ingentes bases de datos y disponemos de la tecnología para
hacerlos públicos. Al hablar de ciudadanía digital, pensamos en votar por
ordenador, pero no en usarlo liberando información que nos haga más libres,
personal y colectivamente. Sería el primer paso para establecer un debate
público cuya calidad lo es también de las decisiones que adoptamos. No
considerarnos sujetos comunicativos de pleno derecho es el primer vacío de la
trasnochada cultura política que nos impide ver el alcance de Wikileaks. Somos
nosotros, los públicos, los primeros interpelados a actuar.
Dedicamos la primera entrada en
nuestro blog ProPolis* al principal protagonista de esta historia, “uno de los
nuestros”. Sin él nada de esto habría ocurrido. Escribía JLV: “Quieren pintar a
Bradley Manning en la prensa de referencia, como a un desequilibrado con sueños
de gloria… Metió un CD virgen con un rótulo que decía Lady Gaga y se puso a descargar los datos mientras cantaba una
canción de la susodicha”. Para nosotros este era su único “delito”: haber
tarareado a Lady Gaga, en lugar de, por ejemplo, M.I.A. Ella pone mejor fondo
musical a esta historia: hija de un guerrillero tamil y trasunto de Assange en
las discotecas. Rara, transcultural y muy politizada; pueden escucharla en la
oscarizada Salaam Bombayla hayan escuchado en la banda musical deos
algo que decir y enseñar. s discotecas de Assange). (no tiene pérdida,
es lo mejor de la película).
Aparte de analogías musicales, en
ProPolis elaboramos mieles y dimos cera sobre Wikileaks hasta quedarnos un poco
solos. Defender a esta organización se ha convertido para muchos en una
exhibición de infantilismo. Algo propio de exaltados que aún creen en superhéroes.
Sin embargo, representa un tsunami de proporciones generacionales. Lo desató un
soldado homosexual que demostraba anteponer su sentido del honor a los galones.
Rechazó el guión que le habían escrito sobre salvar América y la democracia en
el mundo. Y, supuestamente, entregó a Assange material para otro libreto. La
desnudez por “exigencias del guión” se aplicaría ahora a los promotores de la
película bélica en la que nos habían metido.
Señalar con el dedo al emperador desnudo y descubrir su impudicia era el
nuevo argumento, como en el cuento de Andersen con el que desde hace dos décadas
comienzo el temario de Opinión Pública. No se trata de una puerilidad. “El
periodismo es un cuento” escribía Manuel Rivas, aludiendo a su carácter de
narración social, que en nada niega su veracidad. Reivindicamos los relatos que,
aún despiertos, nos permiten comenzar a soñar y, no menos importante, alejan
las pesadillas. Los protagonistas de Wikileaks nos ofrecen el ejemplo de cómo
hacer una de una de estas fábulas realidad. Una fábula que además conjura los
peligros de una Internet que degradaría aún más la calidad de nuestras
democracias aumentando la opacidad del poder.
La insumisión de Manning nos
redime de ir sumando años y derrotas. Impide que el cinismo y el nihilismo
secuestren nuestra capacidad de imaginar y trabajar con los recursos que ya
tenemos. Su gesto de desobediencia manifiesta que, como establecieron las
democracias que querían enterrar el nazifascismo en Nüremberg, un soldado no
deja nunca de ser un ciudadano y tiene derecho a realizar una “elección moral”.
Su encarcelamiento desde mayo de 2010, sin pruebas que lo incriminen,
manifiesta el retroceso civilizatorio que vivimos. Lo confirma el Gran Jurado (de
composición y procedimientos secretos) que le comenzó a juzgar, facultado para
aplicarle la pena de muerte.
Manning ha contestado a quienes
le consideran un chiquillo desequilibrado: «I prefer a painful truth over
any blissful fantasy» (prefiero una verdad dolorosa a una gozosa quimera).
Justo la elección opuesta a la que hacen las audiencias más conformistas del
periodismo que ahora hace aguas. Se creen soberanos consumidores ante catálogos
de compra y campañas electorales. Anuncios corporativos y estímulos para votar
se disfrazan de noticias, ocultando la indigencia de las audiencias. Una
indigencia triple, que sólo empieza con la precariedad laboral: indigencia
económica (nadie puede consumir tanto), indigencia moral (costes sociales y
ecológicos insostenibles) e indigencia política (un mismo proyecto de progreso
disfrazado de diferentes siglas). Este párrafo pudiera resultar panfletario. Les
ruego que sigan leyendo, porque sus objeciones se deben a una cultura política
hegemónica que no perciben. Se respira.
“No señales”. “No te señales”.
“No te signifiques”. Desde niños escuchamos esta triple negativa, que acaba
privándonos de significado como ciudadanos y que es propia de sociedades autoritarias.
“No apuntes a nadie con el dedo”. “No des la nota”. “ Tú y tus críticas de
siempre”. La tríada censora recuerda que el poderoso puede amputar el dedo
acusador y decretar los himnos cívicos. Tres mandamientos para alcanzar la vida
adulta que, así vivida, acaba perdiendo significado: “no te signifiques”. Un
imperativo que Manning tuvo la cordura de rechazar desde joven. Cuando
adolescente no ocultó su agnosticismo. Desafió la exclusión en los institutos
de la América creyente y, cuando pudo, no escondió su homosexualidad entre los
más cercanos. Se manifestó contra las leyes castrenses que impedían airear su
identidad sexual. Y encontró en la comunidad hacker compañeros que le
apreciaban por su destreza, sin importarles más cuerpo que su identidad digital
ni más premio que el reconocimiento de su destreza informática.
 “¿Y a ti qué se te perdió ahí?” es la pregunta
más normal después de decir que se frecuenta un grupo de activistas. Si la
confianza da asco te cuestionan, señalando quien debiera ser el único objeto de
tus desvelos “¿Por qué no miras por ti mismo?” De forma tácita, te llegan a llamar
payaso: “Mientras pierdes el tiempo, los demás se ocupan de lo suyo y se ríen
de ti.” “¿Crees que alguien te lo va a agradecer?” concluyen, conscientes de la
ira que despiertas en tus superiores y señalándote la envidia o el malestar de quienes
no abren la boca. “¡Qué ganas de destacar!” “¡Qué afán de protagonismo!” “¡Y
luego nosotros pagamos las consecuencias!” El coro de sicofantes (denunciantes
falsos, que en las tragedias griegas ayudaban al tirano) resume la cobertura mediática
que han recibido Manning y Assange: frikis, fatuos… y peligrosos.
Atendiendo a sus declaraciones
en el chat por el que ha sido incriminado, Manning es un ejemplo de integridad
moral(&). Como si leyese a Shakespeare, hace realidad que “Cada siervo
tiene en sí mismo el poder de acabar con la servidumbre”[2]. O como sentenció Gramsci:
“nunca hubo dominación sin consentimiento”. Visto en términos colectivos, el
marine pirata resulta un personaje clásico, propio de los períodos que han
ampliado nuestra libertad de expresión. Encarna una ética democrática que debiera
enseñarse en las escuelas, no digamos si se autodenominan de periodismo. Nunca nos
pueden obligar a ello, pero como ciudadanos tenemos el deber moral de que esa
esfera pública – allí donde todos debatimos, según la calidad de nuestros
argumentos – sea abierta, plural y competitiva.
Cualquiera de nosotros,  si cuenta con ganas y ciertos recursos, puede profundizar
o degradar la calidad de la democracia que habita. Según un estudio de la
Universidad de California en San Diego, en 2008 cada trabajador del planeta
generaba con su actividad 12 gigas de información diaria, de un volumen mundial
de datos que aumenta un 30%-40% cada año[3]. Podemos, por tanto, abrir
nuevos debates, abordarlos de forma diferente y así competir con quienes se arrogan
la representación de la opinión pública, que no son otros que los periodistas y
políticos profesionales. La tecnología digital nos convierte en potenciales
medios de comunicación con alcance masivo, disfrutando de un relativo anonimato
y con capacidad de copia sin límites. De ahí la necesidad de incluir en el
concepto de ciudadanía digital que todos somos titulares del derecho de
expresión. Ya no es un derecho de profesionales o de empresas, sino de
ciudadanos. Ya no es algo teórico, sino una realidad, con potencialidades y
riesgos que debemos sopesar. La expresión “secreto digital” podría resultar una
contradicción de términos. ¿Secretos en manos de muchos, que pueden copiarlos y
difundirlos con un coste muy limitado y casi en tiempo real?
Gentes como Assange dedicaron
muchos años a desarrollar Internet y un sistema de encriptación aún no resuelto
por sus poderosos enemigos. Aparte de exhibir sus habilidades, jugando al gato
y al ratón con la policía (como muchas veces se les retrata, tachándoles de delincuentes
juveniles), han logrado garantizar a cualquier cibernauta la posibilidad de
decir “no” a gobiernos y corporaciones sin revelar su identidad. El objetivo
final era minimizar el castigo hasta lograr la impunidad. Esa estrategia ha
sido materializada de forma colectiva por Anonymous. Esta coalición difusa y
extensa de ciberactivistas, cuya politización ocurre en paralelo a los ataques
sufridos por Wikileaks, ilustra nuevas formas de acción que están cobrando un
peso creciente. En 2011 las ciberacciones con “significado político” supusieron
el 35% del total, en su mayoría atribuidas a Anonymous[4].
Aumentar los márgenes de la
autonomía personal, intentando que las virtudes privadas contrarresten la degradación
pública es la forma de sacar el mayor partido a nuestras identidades digitales.
Aunque no sin peligros. Actuando con anonimato somos más libres, pero también más
irresponsables. Podemos ocultarnos o mudar de careta sin cesar. Eso se empeñan
en negar quienes procesan a Manning sin prueba alguna. Fue encarcelado en
condiciones “degradantes”, próximas a la tortura por la delación de un exhacker
al servicio del FBI, sin que exista un registro informático de su delito.
Manning actuó por sentido de la responsabilidad, imbuido de la ética hacker y
asqueado por los documentos a los que tenía acceso. Creía que “el mundo debe
conocerlos”, aunque se hundiese su futuro personal. En toda su historia Wikileaks
nunca ha filtrado documentos falsos ni dejado rastro de la identidad de sus
fuentes. Han evidenciado, por tanto, que podríamos vivir en un régimen de
transparencia de facto. Entender esto exige una nueva cultura política y un
reajuste institucional considerable. De hecho, nuevos marcos legales quieren aprovechar
los beneficios de la situación actual y conjurar sus peligros. La promesa de
una Ley de Transparencia fue la primera reacción parlamentaria al 15M. Pero
quedó en mero anuncio electoral, manifestando el desfase de las burocracias que
nos gobiernan. poder ﷽﷽﷽﷽uestras
identidades di asombrado y asqueado de los documentosde que las virtudes
privadas contagien al sistema pol
En España la inexistente cultura
de participación cívica se une a la incultura política que la penaliza. Si un
periodista (o profesor) recibe el calificativo de “comprometido” suele ser para
rebajar su profesionalidad imputándole un sesgo partidista. Es un contexto
letal para la práctica (y la enseñanza) del periodismo. ¿Qué se puede comunicar
sin asumir un compromiso, sin comprometerte con quien te escucha? ¿Ni siquiera
el compromiso de no ocultarle aquello que es relevante para sus intereses? ¿Al
menos, tratándose de información, un compromiso férreo con los hechos?
Comprendiendo nuestras posibilidades de ejercer la libertad de expresión,
desplegándola con conciencia de nuestros límites, cobramos autonomía
individual. Es el requisito para que también exista una autonomía colectiva:
gentes que dicen hacia dónde quieren ir juntas, fijando sus objetivos con
independencia y según sus propios recursos. Vaya por cualquiera. Porque en
democracia todos tienen algo que decir y enseñar. Si no el debate y la
capacidad de aprender mueren. Y con ellos una de las mayores cualidades de la
democracia: reconocer su errores sin mermar un ápice su estabilidad, sino al
contrario, legitimándose más.

[1]
Louis D. Brandeis, juez del T.S. de EE.UU. 1916.
[2]
William Shakespeare, Julio Cesar.
[3]
Bergareche, Borja. 2011. Wikileaks
confidencial
, Madrid: Anaya, p. 158.
[4] Se
trata de ataques de denegación de servicio distribuido (DDoS) que
provocan la caída de páginas web por saturación de peticiones. “En diciembre de 2010 se descargaron [el programa LOIC, que permite
coordinar las acciones] casi 120.000 personas. Es la fecha en la que Anonymous
llamó a filas y lanzó su ataque contra las páginas de PayPal, Visa, Mastercard
y otras en defensa de Wikileaks. Desde entonces, la cifra ha rondado las 30.000
descargas al mes. Hoy, cerca de un millón de personas lo tienen instalado
esperando un nuevo objetivo”. Miguel Ángel Criado. “La
tecnología democratiza el ‘hacktivismo’
, Público, 11/02/2012.

La pantalla de la violencia

Foto de 4º Poder, con pieza sobre agresiones a periodistas.
Una propuesta: que los medios no publiquen más fotos de la violencia policial. Que las lleven a comisaría como prueba de que pagamos a gente armada que luego no podemos identificar.
¿Por qué? Porque todas estas fotos son una pantalla sobre la proyectan una peli en la que tenemos todas las de perder. Ya lo habéis leído, es un texto sobre el desalojo de Plaça de Catalunya. Intentaban demostrar hasta dónde pueden llegar, estigmatizar el movimiento y elevera el umbral de violencia. ¿Por qué? Porque lo siguiente es hoy y mañana

Contra el Golpe de Estado Financiero

.

Que los medios hablen de servicios públicos en extinción. Que anuncien las convocatorias de nuestras próximas movilizaciones. Que no se queden en la pantalla, proyectando la misma peli de miedo de siempre.

Ahí va el rollete, once again… ya lo dice Tina, «la realidad no es cíclica, es anacrónica».


La pantalla de la violencia

La pantalla de
la violencia ocultará las demandas de los indignados. El reto que plantean es
tal y la crisis social tan profunda que no cabe esperar otro guión informativo.
El retroceso que supone la constitucionalización del déficit y los resultados
electorales no auguran nada mejor. La berlusconización
del PP, enfrentado tras su victoria a una sociedad civil que no reconoce como
tal, es más que factible. Para conjurar ese futuro sobran periodistas de combate,
ni siquiera beligerantes contra la violencia, ya sea estatal o subversiva. Basta
retomar los mimbres elementales de la información para una convivencia
democrática. Es una propuesta que debieran sopesar los periodistas a no ser que
se resignen a intimidar a los ciudadanos: sentar en el banquillo de los
acusados a los más damnificados por la violencia, la económica y la policial.
Señalo tres breves principios.
 (a) En circunstancias como las descritas, los
responsables del orden público deben garantizar dos derechos por igual: el de
los políticos a cumplir con sus cargos y el de la ciudadanía a expresarse en
contra. Ninguno debe primar a costa del otro. Hay quien suscribe el
reduccionismo de la democracia a su fórmula parlamentaria. Otros, aunque menos,
quisieran una prensa dedicada a enardecer a la ciudadanía. ¿Por qué? El derecho
a la protesta es el correlato del de los cargos públicos a desempeñar sus
funciones. El activismo ciudadano confiere vigor, revitaliza a sus
representantes.
Los sucesos comentados
revelan la incompetencia o mala fe de los responsables de Interior. Los
dispositivos de protección probaron ser insuficientes o servir a otro fin. Pero
aunque respondiesen al objetivo más espurio de quien guarda el orden público (criminalizar
a la ciudadanía) las actuaciones policiales, además de ineficaces, fueron
contraproducentes. Tuvieron un efecto de refuerzo, como ocurrió con el primer desalojo
de la Puerta del Sol, que desató primero las acampadas y la #spanishrevolution
después.
 (b) Los periodistas no pueden condenar la
violencia ciudadana sin condenar con igual o mayor intensidad la que ejerce la
policía. Los antidisturbios que apalearon a los acampados de Plaça de Catalunya
sin placa de identificación no fueron sancionados ni han variado de proceder. Se
permitió entonces grabarles sin restricciones, elevando el umbral de fuerza
aplicable al 15-M. Esto confirió tensión narrativa a los “perroflautas”
apaleados, que acabarían retratados como jauría antisistema. La metáfora canina
ya resulta un clásico, desde que el expresidente J.M. Aznar calificase al
movimiento Nunca Máis “como perros que ladran su rencor por las esquinas”.
Las primeras fisuras de este encubrimiento de los abusos policiales tuvieron
lugar tras la visita papal. Entonces la prensa de derechas quiso enfrentar el
15M a los peregrinos de las Jornadas Mundiales de la Juventud reunidas en
Madrid en agosto. Las razones estriban, sin duda, en que varios agredidos eran
periodistas (o conocidos de) y a la pujanza de las comunidades digitales que intercambian
videos como medio de autodefensa.
 (c) Por último, aún reconociendo el atractivo
de la violencia insurgente (y la oficial, si se abordase) en términos
mediáticos, un mínimo de profesionalidad obliga a informar sobre las decisiones
políticas que están en disputa. En este punto sólo hay interrogantes, me temo
que todavía sin plantear por algunos periodistas. ¿Conocen la Ley Omnibus que
se votaba en el Parlament de Catalunya? ¿Saben de las sesenta disposiciones que
con una sola votación se pretendía derogar? ¿Y de las dudas jurídicas y
constitucionales de este proceder? La denuncia de “la violencia” sirve como
coartada que exime investigar y explicar. En definitiva, hace de pantalla de
las motivaciones de la protesta, que quedan invisibilizadas. Así como su efectividad
política. El 15M “ataca a los parlamentarios”, “asedia las instituciones”, “intimida
a los ciudadanos” y hasta “paraliza el país”. Pero no se mencionan sus logros[i].
Garantizar la
coexistencia revitalizadora de las instituciones con la protesta. Aplicar a la
violencia oficial el mismo rasero. Y ocuparse de las políticas públicas
controvertidas resultan elementos de ruptura con la cultura periodística
española. Forman parte del proceso de cambio político que el 15M exige frente a
los pactos de la Transición. Estos se fraguaron para supeditar los medios a los
partidos, los periodistas a los políticos y, en comandita, marginar a la
ciudadanía del debate y toma de decisiones.

[i]
Por ejemplo, El País sin mencionar al 15M relataba que “el Gobierno de
Convergencia i Unió ha dado marcha atrás en aspectos tan sensibles como
permitir que las instalaciones de los hospitales públicos se puedan ceder a la
actividad privada, así como las limitaciones que se imponían en un primer
borrador a los recién empadronados para acceder a la sanidad pública”. (7 de
julio de 2011).

El enemigo

No es «Torrente, el brazo tonto de la ley» es el jefe de la policía de Valencia. Tela.

Ante los recientes acontecimientos en la tierra de las flores y de Rita Barberá, la columna The Wire Today se pasa a llamar con más lógica, The Gila Today.
D.

Zarzuela valenciana

La Policía Nacional incauta material a una peligrosa banda organizada de Valencia.
De @eddiedean.

Pero, los chavales saben editar vídeo:

Makhzen

Por cosas así sigue mereciendo la pena currar en La Tabacalera de Lavapiés. El lunes proyectamos, en sincronía mundial, el primer reportaje de la primera revolución de jazmín.

Por cierto, vamos a estar de festejos como este hasta el 15M, y empezamos afirmando que el 20F de Marruecos nos importa tanto como el 23F, que también… ya lo leeréis por aquí.

El documental “Mi Makhzen y yo”, sobre el movimiento 20 de febrero en Marruecos, se estrena simultáneamente en varias ciudades del mundo.

Coincidiendo con el 1º aniversario del nacimiento del Movimiento 20 Febrero, que ha logrado poner sobre la mesa la falta de libertad, democracia y justicia social en Marruecos, se estrena a nivel mundial el documental “Mi Makhzen* y yo”, del director Nadir Bouhmouch. El estreno del documental se hará de manera simultánea en diferentes ciudades del mundo, entre ellas Madrid, Barcelona, Murcia y Cádiz.

* Makhzen : El pueblo marroquí observa que gran parte de la nueva riqueza se ha mantenido dentro del llamado “Makhzen” –los empresarios y militares que constituyen el “poder tras el trono” y a los que generalmente se percibe como la clase conservadora y corrupta con el control de la política y la economía de Marruecos.

Ver trailer: http://vimeo.com/32389318

Proyecciones:

  • MADRID Organizado por ACSUR-Las Segovias y la sección local de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos en Madrid (AMDH): A las 19h30 en el Centro Social Autogestionado La Tabacalera  (En la conocida como sala del jefe) C/ Embajadores, 53 28012 Madrid
  • MURCIA : A las 19h00 en  el Salón de Actos del Edificio Rector Sabater. Facultad de Ciencias Políticas. Ronda de Levante, 10 – 1ª planta. Murcia
  • CÁDIZ : A las 20h30 en el Centro Social Autónomo»La Pandorga»  C/ Romero de Torres nº 26 11140 Conil Cádiz
  • BARCELONA (aún por confirmar)

El verano pasado, Nadir Bouhmouch, estudiante de cine marroquí, regresó a su país de su estancia en la State Universit de San Diego para documentar las revueltas que se habían extendido a su país desde Túnez y Egipto. El resultado de su trabajo audiovisual es el documental «Mi Makhzen y yo», una película que investiga el origen de las revueltas y los obstáculos que encuentra la población marroquí en su lucha por la libertad, la democracia, los derechos humanos y para poner fin a la corrupción y la pobreza.

La película recoge los testimonios de varias personas participantes en el movimiento 20 de febrero: Montasser y Younnees, estudiantes en Rabat, muy activos en las movilizaciones del 20F, además, Montasser también es activista de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos; Salma, también estudiante y un rostro emblemático del movimiento como representante de la lucha de las mujeres y su presencia en el 20F; Abdelfatah, vendedor ambulante de verduras en Rabat y activista en el movimiento 20F. También se recoge el uso que hizo el movimiento 20F de las redes sociales para promover las movilizaciones y documentarlas.

MÁS INFORMACIÓN

web del documental: www.mymakhzenandme.com
Contacto con el director: Nadir Bouhmouch nadirbouhmouch@gmail.com
Más información sobre las proyecciones a nivel mundial: http://www.mymakhzenandme.com/screenings-locations.html