Rajarse

Los intelectuales se acercan también ahora al fenómeno de la precariedad, valga como ejemplo este texto de Juan Freire mencionando el desarraigo voluntario de muchos hijos de los clases pudientes:

No son estos emigrantes económicos, exiliados ni trabajadores sobre-explotados. Bien al contrario, suelen ser ciudadanos de países desarrollados y con niveles de formación y cualificaciones profesionales elevadas. Son personas que no soportan por más tiempo la vigilancia continua y la coerción que implica vivir en comunidades pequeñas y con vínculos fuertes. Y deciden escapar, buscan nuevos territorios, y en especial grandes ciudades, donde son desconocidos y sus modos de vida son respetados aunque solo sea porque son invisibles para una enorme multitud poco interesada en su vida. Son profesionales que huyen de la rutina de un trabajo por cuenta ajena, de las arbitrariedades de los jefes, de las jerarquías de las grandes organizaciones. Y deciden abandonar una carrera segura y previsible por la aventura de los proyectos personales, sean estos sus propias empresas o la absoluta independencia profesional.

Este fenómeno que no nos resulta ajeno para quienes vivimos en barrios como Lavapiés en Madrid, han alimentado, desde mucho antes que el 15M, movimientos e iniciativas como los centros sociales o plataformas antisistema.

Pero lo más importante es que también han creado una etnia de parias siempre al límite, que ahora con la crisis ha entrado en barrena. Un grupo social sin apoyos, salvo sus propias familias, que vieron como iniciativas como la Tabacalera parecían una alternativa real para construir un presente como aquella sociedad desarraigada.

Pero ahora ya saben, por desgracia, que no ha sido así. Y desde sus inicios se ha visto como el servilismo y la falta de preparación de los hijos de la sociedad española de la transcisión y del pelotazo, pero sobre todo las ganas de trepar de muchos, han cerrado las puertas del proyecto de la calle Embajadores, sin necesidad de un ministerio, haciendo imposible cumplir los objetivos de apertura, cooperación y producción que planeamos en sus maravillosos inicios.

Hace falta, otra Tabacalera. Pero esta vez, siendo una verdadera «fábrica de capital humano» capaz de salvar del borde del abismo a una parte de la sociedad barada por la crisis y por su propia alienación voluntaria.

Hace falta reconducir los proyectos sociales, hacia el objetivo de alcanzar la madurez como sociedad.

www.tinapaterson.com

Perros de pre(n)sa

Me chifla, rechifla, la exhibición de pedigree.
En el más puro raza de caza y captura.
Identificando a los ciudadanos que dan la cara por una democracia sin rostro, sin jetas.
Apalearnos sin identificarse, pero con nuestros impuestos, equivale al delito de ocupar las plazas sin permiso, ni Copa del Mundo que celebrar.
Antes perroflauta que perro de pre(n)sa.


El Movimiento. ¿Receta para un no nopartido del 15M?

De la (r)evolución islandesa salió un partido que no lo es: The Movement.
Se han propuesto, en palabras de Birgitta Jondosttir  (la parlamentaria mas conocida, poeta y «anarquista realista»), «hackear la democracia». Merece ocupar el cargo, nunca vitalicio, de reina de esta colmena.
Se implicó hasta las cejas en Wikileaks y ha promovido la Iniciativa de Medios Modernos Islandesa. (IMMI).
Si los neoliberales querían hacer este país un paraíso fiscal en los 90; The Movement pretende convertir Islandia en el paraíso de Internet y del periodismo de investigación. Lo contamos hace un año. Es la iniciativa de Transparencia Política más importante de la democracia del s. XXI. Sin ellos tampoco habría ahora, presentado al Parlamento, un nuevo proyecto constitucional elaborado por la población. Y apenas han pasado dos años.
RECETA PARA UN NO-PARTIDO DEL 15M
Seguir cocinando.

The Movement se presentó a las elecciones y sacaron cuatro diputados, casi el 15% de asientos; en su caso, nunca poltronas. Sin esos cuatro diputados (ahora tres) la nueva constitución (redactada a través de la Red) no estaría ya presentada ante el Parlamento, ni se fraguaría un nuevo ciclo de movilización para sortear el bloqueo que se espera de la clase política.
Cocinaron este no-partido con unos ingredientes básicos.
Sirven para empezar a plantearse una plataforma-artefacto de demandas electorales a partir del 15M.
Ni siquiera tiene que ser para este octubre.
El tiempo es el mejor ingrediente. Después del carinho, claro.

Quien entienda que esto neutraliza las «ideas para la acción» a desarrollar en enjambre y remover el tablero de juego político, confunde comer con saciarse. 
Quien lo mezcle con las propuestas de comida basura que han lanzado algunos para «renovar la izquierda», en torno a algún fogonero achicharrado en las cocinas del poder, no entiende nada.
Nuestra hambre es insaciable. Los fogones por encender, innumerables.
Pero los materiales de primera calidad a meter en la cazuela, apenas media docena.

(1)- Nadie en las listas es (ni ha sido) político profesional.
(2)- Las cabezas de lista se consensuan. Si no, se echa a suertes (nada más democrático que el azar).
(3)-El programa político se reduce a unas demandas básicas. Logradas, el partido debe disolverse.
(4)- Los parlamentarios lo serán por un máximo de 8 años.Y eso, tras pasar un test anual con las bases.
(5)- La acción parlamentaria se nutre de movilización social, de ella surgen los recursos de quienes sólo tienen cuerpos y hambre, ordenadores sin presencia en los medios, salarios precarios y desempleos defendidos con donaciones corporativas para campañas electorales.
(6)- La labor parlamentaria excluye las coaliciones legislativas o de gobierno, cada iniciativa política se pacta por separado.

El modelo, se enteraron luego, provenía de las sufragistas islandesas. Si ellas crearon la democracia del s.XX, la de ahora depende de artefactos como The Movement. Si queréis que sigamos removiendo las cazuelas, debatimos esta receta. Que no es mágica, ni necesita de trolls; aunque venga de Islandia.

El huevo y la serpiente

(sin acentos ni enhes, que este teclado no los tiene y ando con prisas)

Todo huevo tiene su serpiente.
O lo pare o lo devora.
Las mas peligrosas hacen ambas cosas.
Escupen por el ano a sus primogenitos (mejor asi sin acentos)
Luego los tragan, mastican y digieren.
Y asi procrean.
Asi engordan.

Como este tipo.
Ólafur Ragnar Grímsson
Presidente de Islandia durante 15 anhos. Antes Ministro de Economia. Padre de la patria del capitalismo vikingo, cuando este pais aplicaba las tesis neoliberales mas desaforadas. Tambien se arroga la paternidad a la bastarda (r)evolucion iniciada en 2009.
Considerado por algunos un heroe, al haber convocado dos referenda con los que los islandeses plantaron cara a la banca extranjera, ayer mostro la cara de ofidio que le atribuyen: «es mas escurridizo que una serpiente» nos afirmaba E. Bergmann, corresponsal de The Guardian aqui.

Saco la lengua bifida, tras habernos convocado. Se nego a participar en nuestro documental.
Ya nos parecia raro, que aceptase a la primera, que reagendase la cita una vez.
Nos hicieron pasar a su residencia y luego nos negaron el paso.
El argumento: no participa en documentales, no conoce el contexto en el que pondremos sus palabras.

Tiene conha. Solo habla ante microfonos en directo o prensa acreditada.
Como la mayoria de los politicos, y no digamos si van de Jefes de Estado o mona-arcas.
Escupen el veneno directamente o te lo meten por la vena con la ayuda de los medios.

Resetear el videojuego de la Constitución.

Llega la convocatoria para solicitar un referéndum (firma aquí) para que podamos ratificar o rechazar la reforma de la Constitución propuesta por PSOE-PP para limitar el gasto público.

El Presidente islandés forzó dos referenda al negarse a firmar los planes de devolución impuestos por la banca extranjera. Hoy le entrevistaremos. Gracias a él, este país se negó las dos veces a aceptar las condiciones que se le proponían. El rechazo en España a una reforma constitucional capada, sólo para ajustar la soga (que no cinturón), para ahogar a los de siempre, abriría horizontes de esperanza.

Como el Borbón rubricará lo que consensuen PP y PSOE (y en esto sí coinciden, qué coincidencia), quizás merezca la pena considerar el largo plazo. Lo que en el fondo queremos y desde ya trabajar por ello. Después de ganar ese referéndum, hagamos otro para redactar una nueva Constitución. Entre tod*s.

Ha sido posible aquí, en Islandia, con técnicas de crowdsourcing y el compromiso de alcanzar consensos de mínimos. Si, como nos contaban, en Standford están ensayando cómo aplicarlo a Egipto, ¿por qué no ponerlo ya en la agenda? ¿Por qué aceptar de nuevo una Carta Magna cerrada? ¿Por qué dejarla en manos de los magnánimos padres de la Patria para los que siempre que seremos menores de edad?

Nos reunimos con el mozo que diseñó la partipación popular de la nueva constitución islandesa y su colega español, Aitor García. Las tres horas de charleta merecen más, pero podrían resumirse en… hagamos el videojuego de la Consti. Seguir leyendo.

* Los movimientos sociales ensayaron en su seno el crowdsourcing y los modos para alcanzar consensos mínimos, antes de proponerlo a las instituciones y al estado.
* A pesar de todo el utillaje digital, el crowdsourcing (considerar a la multitud tu «fuente», dejarle participar y decidir) más profundo tuvo lugar a través de una encuesta deliberativa (reunir una muestra representativa de ciudadanos y ponerlos a debatir, en una macro-lluvia de ideas).
* La clave del éxito residió en aplicar las técnicas de redacción de videojuegos. Lo fragmentas en versiones beta y los pones a prueba entre los ususarios. Cada semana se publicitaba una nueva redacción, sometida al debate.
* La clave no fue el voto, sino la deliberación: la conversación tendente al consenso; lograda aplicando unas reglas básicas, de sentido común, que conllevaban la asunción de responsabilidad.
* Como señalaba Finnur, aka Gummit, que diseñó la ciberinfraestructura: la principal sorpresa fue el bajo nivel de ruido, de bronca de los participantes… al contrario de lo que impera entre políticos y periodistas.
* Y todo esto sin triunfalismos: se tardará, cree, 10 o 15 años en que la elite acepte cambios que nunca habría propuesto: que el respeto a la naturaleza figure en el capítulo de derechos humanos, la separación Iglesia-Estado, el caracter ejecutivo de los ministros (al dictado del consenso parlamentario)… ¿seguimos soñando en cómo alcanzarlo en España?
* Aitor García señalaba la dificultad que entraña el cambio de escala entre España e Islandia, pero insistía con nosotros: Pues hagámoslo a otros niveles: autonómico, municipal, empresarial…
* Y remarcaba con contundencia que lo inusitado de este país no es la supuesta revolución, sino que esta se reduce a decir NO y pararse a pensar cómo demonios hemos llegado hasta aquí y qué podemos hacer para salir no de esta, sino para emprender un nuevo camino.
* Rompamos el código del videojuego de mierda que nos proponen. Recodifiquemos, reseteemos la consitución.

Sobre el Volcán

En Islandia la literatura se cocina con lava.
Y si el volcán no escupe, el hielo también quema.
Antes de ayer (no dio para postear antes) pasé el día con el poeta gallego Elías Portela. Un viento fresco (que no gélido) de una potencia lírica, fraguada desde este otro Finisterre: «Acaba el mundo y comienza Islandia».
Un lugar donde reinventarse, donde ensayar el s.XXI, con las espaldas cargadas de literatura nórdica medieval. Un trovador que cita a Lhasa y a los provenzales, que habla el feorés y mi lenguas más, que recita en islandés y galego, salpicando con cantos a capella tangos de Cangas y muiñeiras con letras de las sagas.
Dentro de unas horas, le filmaremos una entrevista en el antiguo antro frecuentado por Björk (reducido hoy a un café donde puedes llenar la taza de café hasta reventar).
Elías escribe en galego con el apellido Portela y como E. Knörr en islandés. Le han elevado al Parnaso islandés sin saber que era extranjero. Quería gustar por su escritura no por su condición de minoría. Todo un ejemplo de honestidad, coherencia y dignidad.
Apenas conocido en Galiza, tres libros le han situado (según Poetry Review), como uno de los tres mejores poetas de la isla: Imaxes na pel, Cos peitos desenchufados e Mariñeiro con cabalos matutinos baixo o vestido. Le leen la presidenta islandesa y su novia. No sé por qué vosotros aún no. ¿Te atreves? A imaginar imágenes dérmicas, a desenchufar tu pecho, a levantarle el vestido al marinero… Aquí puedes empezar.

Playlist II. Track 11. Sigur Ros: Cuerpos en el bosque.

Frescura islandesa. Bellos y libres, dulces y alegres, desnudos y contundentes.
No es su mejor tema, pero sí un buen antídoto a la que está cayendo hoy en Madrid (fuera y dentro de los confesionarios del Retiro).
En cuanto al ritmo, otra metáfora política. Ni batucada ni txalaparta: estacas vikingas (¿mezcla de ambas? ¿Porto Alegre + Bildu = Islandic (R)evolution?) Si es que me dejo ir, com o si fuese fácil parar.

Sigur Rós – Gobbledigook from Sigur Rós on Vimeo.

Censurados en Youtube. Descargado de su magnífica web.
Lo dicho, hoy partimos a la Tierra del Hielo. Llevamos año y medio con el tema  y diciendo que iríamos.