La cultura de la miseria

El ayuntamiento de Madrid derrochador en todo, no abona las ayudas culturales concedidas el año pasado, ni tiene intención de hacerlo por ahora.

Vivir en un espejismo se paga, y eso lo saben los pobres cuatro estafados que hace un año se creyeron afortunados de tener una ayuda a la creación o similares que convocaba el Área de las Artes. Ha pasado más de un año y todavía no han visto un céntimo de euro de dichas privilegiadas ayudas.

¿Deben realizar la actividad prevista? ¿Deben adelantar ellos el dinero? ¿Debe el Matadero beneficiario directo e indirecto de muchas de estas actividades gastarse un duro aunque sea en papel higiénico, sin haberles pagado el dinero que deben?

Esto es lo que pasa cuando se hace cultura fastasmona. Mientras, en la misma ciudad los espacios pequeños, pero con más actividad y de mejor calidad que el propio y millonario Matadero, agonizan en medio del barrio de Lavapiés, por que los políticos no son ya morosos: son unos sinvergüenzas.
D.

Ni un paso atrás.

Mientras Prisa se deshace de 2.500 trabajadores, algunos abren la boca para morder allí donde más duele.

Cuando una periodista arranca su definición profesional con esta cita, “El periodismo siempre es subversivo”(P. J. Griffiths, fotoperiodista)…
Y cuando la acaba con esta otra: «Como dijo Albert Camus, hay épocas en las que toda indiferencia es criminal. Por ello, que no cuenten conmigo

Entonces, es que ya no hay marcha atrás. Si reporteras como Olga Rodríguez se posicionan de forma tan contundente (leed esto y esto) es que ha llegado la hora de exigir que el resto se retrate en las redacciones, en las facultades de periodismo, en las prácticas en los medios, desde vuestros ordenadores… Pongámosles, pongámonos ante el espejo de nuestros miedos y mediocridades. Sólo desde ahí, desde el intento de superarlos juntos, profesionales y públicos, podremos poner rostro humano, sentido social, al periodismo.

Simplemente los mejores

Qué pasaría si un partido liderado por Buenafuente, Muchachada Nui y Miguel Noguera se presentasen a las elecciones municipales de Madrid, y ganasen.

Pues eso el lo que ha ocurrido en Reykjavik (como nos adelantó SampedroNosinmibici), salve decir que Islandia ha vivido uno de los hechos políticos más reveladores de los últimos años. Los excesos de una plutocracia inmersa en un economía financiera llevaron el país a la bancarrota (¿les suena?). Los ciudadanos se movilizan, echan a todos los responsables y entre otras cosas, pásmense, modifican la constitución para que no vuelva a ocurrir. Mientras, en la capital islandesa vence un partido político: The best party con proclamas surrealistas que ironiza directamente sobre la clase política y sus bondades o sus promesas.

La revolución o se hace con cachondeo o no se hace.
Se imaginan…
D.

Ahora toca aquí

¿Deseos, ideales, cambios…?
Mientras, en un país con dos canales de televisión dirigidos por Il Cavaliere, Paco Camps es elegido como candidato para la Generalitat.
Comentario real esta mañana en el debate de La 1: 

-(…) Si el PP pusiera a Bob Emponja de aspirante ganaría teniendo la misma diferencia de votos.

¡Viva la dibujocracia!
jajajajaja
D.

Trinomio

Ya os vale de tricornios del 23F.
Frente a la pareja de la guardia civil, reivindiquemos EL TRINOMIO.
Más allá del matrimonio homosexual, de la parejita trans… más número, más duración, más calidad…
Legalicemos los tríos. Aquí (abstenerse menores) algunos de los más famosos (… ya os dije que no entenderíais).

Porque todas las parejas acaban pareciéndose a esta:

Removiendo el disco duro en busca del texto perdido, me topé con el despropósito de este manifiesto, propio de un ministro de Economía del PSOE.

Seguir leyendo La economía política del trinomio.

p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal { margin: 0cm 0cm 0.0001pt; font-size: 12pt; font-family: «Times New Roman»; }div.Section1 { page: Section1; }

La economía política del TRINOMIO comienza por la aritmética. Considerando la familia como célula de la sociedad moderna, el trinomio multiplica exponencialmente las necesidades de consumo de la unidad familiar y, en la misma medida, dobla o eleva al cubo sus aportaciones a las cifras nacionales.

Las cuentas, cantan. Tres progenitores:

– aseguran en aportaciones de a tres las hipotecas ahora impagadas,
– compiten a tres bandas por el convenio salarial más precarizado,
– multiplican por tres el gasto del soltero/a zascandil (padres-madres solteros, familias monoparentales les llaman ahora),
– consumen una tercera parte adicional más que las uniones legales a dos bandas (las familias de papá – mamá, papá –papá, mamá – mamá),
– la voracidad del trinomio aumenta el consumo nacional de luz, agua, gas…, en fin, garantizan que se sostendrá lo insostenibl,
– la terapia de pareja ser terapia de grupo con una consiguiente normalización del la desinhibición, desverguenza y froteurismos varios,
– se multiplicarán, en fin, exponencialmente los servicios de salud mental: único índice de bienestar y desarrollo social (si te comes la cabeza es porque tienes la tripa llena).
Las ventajas macro-micro-económicas del Trinomio se completan con su papel como motor industrial y tecnológico; por señalar dos ejemplos evidentes:
– los coches debieran ser como en los Estates. Porque “¡Sí se puede!”: como ellos, conducir carros con triple asiento delantero (y el trasero, tipo cama redonda). Que a nadie le gusta hacer de taxista y algunos todavía recuerdan los torzones en el SIMCA 1000.
 – como señalaba el camarada Tovarich en uno de sus ensayos más verborreicos, la ingeniería genética tendría que ponerse las pilas: pollos de tres muslos, decía él… Pero llevemos su pensamiento prístino más allá de los límites de la realidad: bellezas aviares con tres pechugas, tres alitas, tres cuellitos… Cerdos con tres lacones, con tres orejas… Porque el trinomio se acompaña de oreja a la plancha como el matrimonio con la cena fría y desganada.
En suma, el Trinomio contagia con su poder multiplicador a un fordismo refortalizado y a la tecnología punta de hoy en día. Fuerza a que el ayer y el mañana se den la mano. Emplaza al proletario en una nueva cadena de montaje y al precario, en la siniestra obra o beca que necesitará más que nunca.

Esta argumentación crematística del trinomio pudiera completarse en términos de crianza, afectividad y genitalidad. La naturaleza herida de algunos teóricos del Pornolab – que son quienes metieron este temita en nuestra agenda – les induce a esgrimir tales argumentos. Sensibleros. Que son unos lilas. 
Rechazamos de plano esta femenización propia de la sensibilería posmoderna que nos aqueja. Si bien pudiera ser que los biberones a tres, las tríadas besuconas y las camas de tríos pudieran resultar de gran atractivo popular, no es eso lo que la familia contemporánea debiera garantizar. Las puericultoras, el alquiler de niños y la prostitución son sectores laborales a seguir protegiendo.

El trinomio no viene a poner paz en la lucha de género y generacional. Luchas que encierra cualquier (freno)tipo familiar. Nuestros lemas son, respecto a los críos: Cría cuervos y te sacarán los ojos. Respecto a nuestras parejas: Quien bien te quiere, te hará sufrir.

¡No perdamos fuerza negociadora! Siempre seremos el vértice de todo triángulo.

Firman: José Mª Cuevas, José Mª Hidalgo y Cándido Méndez.
Madrid a 1 de mayo de 2006, después de una pantagruélica cuchipanda de oreja a la plancha y bien abiertos de orejas.

Devolviendo el golpe

El Gran Golpe.
El del 23F.
El secuestro de la diligencia.
El botín de la democracia clerical.

Había prometido colgaros la recensión de Anatomía de un instante de Cercas; pero lo vuelvo a postergar. Gracias a Julia y Javi: los JJ llegaron a casa en moto y me hicieron una entrevista con los nenos vacilándonos por en medio. Ha salido en Público, versión digital, y, lo mejor, figuraba como «lo más viral» esta mañana. Aquí está. ¡Va por ustedes!

La revolución silenciada

Tras ensalzarla en le dominical del El País como ejemplo urbi et orbi, la economía de Islandia, más hinchada de la ingle de un informático, se hundió por completo horas después. Otra cebrianada…

Pero mientras, el mundo ve atónito como arde el Magreb enfrentándose a pedradas contra los bombazos de los tiranos, en la isla del volcán tocapelotas, se inició a raíz del descubrimiento del inmenso pillaje a su economía, otra revolución acallada sistemática por nuestros medios de comunicación: La revolución silenciada.
Vía Ratón Campero.
D.

Plumas de lupanar

Curioso, en pleno aniversario del Tejerazo, Arcadi Espada y Javier Cercas (Premio Nacional de Narrativa de 2010 por su novela sobre el 23-F) se enzarzan y enlodan, si cabe, aún más el periodismo nacional.

Cercas mantuvo que resulta legítimo mentir, inventarse ciertos hechos, en una pieza de opinión periodística. Una aberración sólo posible de sostener para quien considera que un «relato real» (como él define su narrativa sobre la historia con considerable dosis de ficción) sirve para zanjar la memoria histórica de la guerra civil (Soldados de Salamina) o del 23-F (Anatomía de un instante).

Espada, para «polemizar», escribió que Cercas había sido detenido en una casa de putas. Aquí tenéis la crónica de los hechos y las respuestas de los «académicos» recogidas por Esteban Hernández. Y dos trincheras, Libertad Digital y Público, disparando «fuego amigo» a discreción.

¿Cómo se puede sostener que una mentira factual puede figurar en un artículo de opinión?
¿Cómo puede ser esto, siquiera, objeto de debate entre «periodistas»?
¿Se reivindica la verdad con más mentiras?

Están cavando su tumba.
Siguen sin entender que la crisis del periodismo se debe, sobre todo, a su absoluta pérdida de sentido de la realidad (entendida en su sentido más amplio y profundo).

Este verano leí Anatomía de un instante.  Le hice una autopsia. Mañana os la cuelgo.

Mapas y gráfico

Mapeando, tras la indignación por los bombardeos en Libia, he encontrado estas dos pedazo cartografías:

Una de los países de la Liga Árabe.
Otra de los levantamientos prodemocráticos y las represiones en marcha en Libia.

Para situarnos, también sirve el gráfico de las exportaciones de petróleo libio.