Agonía, Éxtasis, Señal, Ruido…

«La señal y el ruido» es la segunda parte, aún no filmada, de la película «La agonía y el éxtasis».

En «La agonía y el éxtasis» asistíamos como espectadores a las luchas de Miguel Ángel, representado como artista  idealizado y hollywoodizado, con su objeto de arte. Se daba de hostias Buonarroti con la Capilla Sixtina buscando el equilibrio en la composíción, mientras el Papa daba por culo en cada una de sus visitas.

– Buonarroti, ¿por qué no me pinta usted visitando la Capilla Sixtina mientras usted pinta? Si quiere puede usted aparecer también… no sé… ¿ qué le parece, Buonarroti? ¿Sería un «puntazo» autorreferente? ¿¡Eh, Miguel Ángel, me escucha usted o qué!?

«La señal y el ruido» se centra en un personaje mucho menos musculado y más cotidiano. Es un Don Nadie que navega por internet y se pega de hostias con el ruido para intentar escuchar el quebrantado y vulnerable hilo de la señal.

Miguel Ángel también quiere escuchar la señal. Don Nadie vive con agonía los días de diario y toma éxtasis los fines de semana en una disco de barrio.

  Fin de la transmisión.

Franco, Franco (que tiene el culo blanco)

Franco y familia eran tristes de cojones. El caudillo pasaba sus noches en una cama de 80 cms. junto al brazo incorrupto de Santa Teresa, desayunaba poco y mal y se pasaba las horas rezando y maquinando. Para reprimir y torturar ya estaba la policía. Para defraudar y lucrarse ya tenía a su familia.

Sin embargo, el 80% de la muchachada de este país no ha podido enterarse «oficialmente» de los negocios de Franco porque las asignaturas sobre Historia de España terminaban en la Dictadura de Primo de Rivera. Existía la II República y el Regimen del Caudillo, pero en pocas ocasiones se explicaban «por falta de tiempo».

Dos perlas pedagógicas sobre el Caudillo dedicado a los jóvenes y jóvenas de ayer, de hoy y de siempre.

A Dios rogando y con el mazo dando.

 Imagen Thumbnail para curas.jpg 

Mientras el Papa pide a los artistas que transmitan esperanza, sus subordinados directos, en concreto unos clérigos financian a la guerrilla hutu, acusada de crímenes contra la humanidad. Estaría bien que ahora los artistas le pidieran al Papa que dejara de financiar genocidios al menos como una forma de mantener un poco de esperanza ¿no?. Esperamos ansiosos las palabras de Bill Viola y Santiago Calatrava y demás meapilas.

Contraindicaciones.
D.

LUZ!!! MAESTRO!!!


NUESTRO MÁS GRANDE ILUMINADO VIVO,

RAFAEL SÁNCHEZ FERLOSIO,

DA LUZ

En SU honor, que suene estas COPLILLAS de su hermano Chicho, con adecuado relato sobre la cultura oficial.

España huele a pueblo

Una canción dedicada a los 12 miembros del Tribunal Constitucional que tienen que pronunciarse sobre el Estatut de Catalunya y cuatro de ellos han terminado su mandato pero siguen ejerciendo, uno está recusado porque no era “virgen de opiniones” y otro se murió antes de decidir dónde empieza una nación y dónde acaba un estado.

También quiero dedicar estos acordes a todos los masones y masonas de la piel de toro que siguen formando parte de contubernios y conspiraciones.

Abrazar a los políticos

Lugar: Cafetería de la Facultad donde trabajo.

Hora: sobre las dos de la tarde.

Motivo: me estoy tomando una cerveza en el límite de mi turno, ¿pasa algo Jefa de RR.HH.?

Miro en derredor y veo a unos trabajadores tomándose algo antes de que Ángel (el de cafetería) les llame para decirles que su comida está hecha. En otra mesa hay un tipo gordo que no tiene cuello y está leyedo «La Gaceta».

No recuerdo la noticia que aparecía en la tele, pero sí me quedé con lo que dijo uno de los obreros: «A Rajoy no le votaría… es alguien a quien… no sé… no es alguien a quien quisiera dar un abrazo». Un momento antes había dicho que él votaría a la derecha porque la economía va mal y necesitamos que los empresarios tengan el poder, para crear puestos de trabajo. Pero Rajoy no le gusta.

¿No conoce el trabajador sus intereses o plantear eso es mirarlo por encima del hombro? ¿Es posible que Rajoy crea que poniéndose un casco puede conquistar a la clase trabajadora?

¿Podríamos hacer una serie de ficción sobre política y ofrecer identidades muy diversas entre las que los ciudadanos pudieran encontrar alguna que quisieran abrazar?

You are my Blood (MD.2)

Hace casi 10 años.
Priaranza. O Bierzo. León.

Una mujer de edad ve durante horas cómo el germen de la ARMH (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica) desentierra 13 cadáveres asesinados por los facistas. Orballa y ella apenas mueve el cuerpo ni la mirada.

Se acerca y pide a los voluntarios que abran otra fosa en un campo cercano.
Y habla, por primera vez en mucho tiempo. Casi recuerdo las palabras exactas.

Mataron allí a mi marido. Jamás les conté a mis hijos qué habían hecho con él. Y yo, después de aquello, no volví a a sangrar.
Esta es la historia que no dejaron contar.

Esta es la sangre que no pudo florecer entonces.

Quisieron sellar,
para siempre,
sus labios de arriba,
su boca de abajo.

Para ELLAS, de las que somos SANGRE DE SU SANGRE.

Que este domingo, casi 25 años después de la muerte del verdugo, suene SUFJAN STEVENS